En plena etapa primaveral y con la próxima llegada del verano, muchos ya están pensando en la dieta más adecuada para estar en forma en las vacaciones. Sin embargo, ¿qué sucedería si una de las claves del éxito para lograr tal objetivo está en los mismos alimentos? Expertas en nutrición hablaron de los tipos de fibras que existen y en la serie de beneficios que traen en el control del peso y salud de los chilenos.

 

Para Catalina Miranda, nutricionista, experta en obesidad y deporte, la fibra es un alimento que injustamente se ha dejado de lado en la alimentación. “Para tener un peso controlado no basta con elegir mejor los alimentos, sino que también y aún más importante está en saber regular las porciones, ya que nuestro peso va a depender del total que se consume v/s lo que se gasta diariamente y en ese sentido la recomendación principal es la fibra porque provocan saciedad aportando menos calorías”, explicó.

 

La sustancia de origen vegetal se puede encontrar en una serie de alimentos como la alcachofa, avena, brócoli, frambuesas, ciruela, arroz integral, tallarines integrales, almendras, nueces, betarraga, papas con cáscara, porotos, habas, salvado de trigo, entre otras, sin embargo su ingesta requiere una cantidad mínima.

 

En tanto, la nutricionista Marianela López manifestó que “la recomendación diaria de fibra dietética es de 25 gramos al día y esto sería posible consumiendo 5 porciones diarias de frutas y verduras. Además, de consumir agua de por lo menos 8 vasos al día”. Luego la especialista aclaró que existen dos tipos de familias: las solubles e insolubles, que traen diferentes beneficios, pero que combinadas en lo cotidiano son mucho mejor.

La diferencia radica en que una tiene la capacidad de absorber agua y la otro no. “Algunos tipos de fibra soluble son muy usados para la regulación del apetito de forma natural, ya que al absorber el agua el tamaño de la comida aumenta”, dijo Catalina. Y se pueden encontrar principalmente en legumbres (porotos, garbanzos, lentejas), salvado de avena, cebada,  y frutos secos (nueces).

Por otro lado, la insoluble si bien no es absorbida por el intestino, su importancia radica en “mantener o ayudar a un funcionamiento normal en el tránsito intestinal, evitando el estreñimiento o constipación”, añadió Marienela López, encontrándose en alimentos integrales, salvado de trigo y verduras y frutas.

Lamentablemente no es tan fácil llegar a la ingesta adecuada de fibra, por lo que las expertas aconsejan en este tipo de casos, usar suplementos que complementen la ausencia. Catalina Miranda, afirmó que actualmente lo más efectivo es la Nutravelina. “Contiene una de las fibras solubles más eficientes para controlar el apetito y  absorbe más de 50 veces su volumen en agua, que se mezcla con la comida, ocupando más espacio en nuestro estómago sin aportar calorías adicionales”.

 

Y en concordancia Marianela López terminó por recomendar “desde 2 cápsulas, 15 minutos antes de las principales comidas con abundante agua”, para que cumpla su objetivo. “Eso sí, la dosis puede variar en cada persona, pero es importante el uso regular para ver los beneficios”, finalizó.