A propósito las destempladas protestas por el supuesto homenaje al Brigadier Krassnoff en la Escuela Militar, es importante hacer presente que partir del día que fue atrozmente asesinado en democracia el Honorable Senador Jaime Guzmán, por los terroristas o los Osamas bin Laden chilenos, sólo por oponerse a la amnistía de éstos, los Partidos y Organizaciones políticas de izquierda que han practicado o fomentado el terrorismo, antes, durante y después del Régimen Militar, con total desparpajo han hecho y deshecho en materia de Derechos Humanos. Ello debido a que nadie se ha atrevido a ponerlos en su lugar y menos los miembros de los Partidos Políticos de la Derecha, temerosos de sufrir similar atentado que el Senador Guzmán.
Las consecuencias para el país del asesinato terrorista de Guzmán, son notables, las principales tienen que ver con la amnistía recibida por los terroristas o los Osamas bin Laden chilenos y las más que millonarias indemnizaciones recibidas por los familiares de éstos, el temeroso silencio de sus opositores políticos, el temor de los jueces Supremos de fallar en su contra, so pena de ser acusados constitucionalmente. Pero la más relevante y dañina de todas las consecuencias, es y ha sido que sin oposición han lavado y refregado el cerebro de la gran mayoría de los chilenos, convenciendolos que sus terroristas o bin Laden, fueron unas víctimas de la Dictadura y merecedores de ser llamados héroes de la patria, en cambio los militares y policías que los combatieron a nombre del Estado, considerados unos crueles asesinos, como Krassnoff. Este es un claro y patético efecto de las pos verdades, práctica usual de los comunistas y afines.

Dr.Jaime Manuel Ojeda Torrent
PhD.Universidad Libre de Bruselas