La agencia de calificación de riesgo o créditos Fitch no cree que el gobierno de Venezuela proponga un programa de estabilización económica a corto plazo porque el Ejecutivo está atrincherado, los militares se mantienen en gran medida leales al régimen y la oposición está dividida, reseñó Reuters en su página web.

Fitch mantuvo la calificación soberana del país en default selectivo (RD), situación en la que está desde que dejó de cumplir el pago de bonos en noviembre pasado.

El reporte indica que a pesar del incumplimiento, las reservas internacionales han seguido bajando hasta 8,4 millardos de dólares en septiembre, desde 10,9 millardos de dólares a finales de 2017. “Las ajustadas condiciones de financiamiento agravadas por las sanciones, la disminución de la producción de petróleo y las incertidumbres políticas continuarán afectando el desempeño económico”, dice el reporte.

Destaca que la producción petrolera de Venezuela descendió 3,3%, 42.000 barriles de crudo diarios y se ubicó en 1,197 millones de barriles por día, según cálculos difundidos por la OPEP el 11 de octubre.

El bombeo de Pdvsa prolonga su caída hasta un nivel que  está 45% por debajo del promedio de 2016. Las cifras están basadas en “fuentes secundarias”; es decir, en proyecciones de varias organizaciones independientes de la OPEP.

/psg