El conflicto entre Kel Calderón y su hermano Nano se transformó en lo más comentado el fin de semana, con fuertes declaraciones y duros apelativos.

La polémica comenzó así. Nano, hijo menor de Raquel Argandoña y el abogado Hernán Calderón, calificó a su hermana Kel de clasista, doble estándar y doble moral. “No es mi hermana, es un asco de persona y me avergüenza”, escribió en su Instagram en respuesta a una portada que la influencer protagonizó en una revista de papel cuché.

Kel le respondió más tarde a través de Instagram. “Quiero decirles que amo a mi hermano con todo mi corazón, sin importar lo que pueda hacer o decir de mí”, comentó. Y agregó: “Por lo mismo, lo único que les voy a pedir es que, si me quieren, no entren a insultarlo a él ni agredirlo en ninguna de mis redes sociales”.

El feroz conflicto, que se hizo público, fue un balde de agua fría para Raquel Argandoña, madre de ambos. La panelista usó su tribuna en el matinal Bienvenidos para hacer frente a la polémica y dar su opinión. Estas fueron algunas de las frases que emitió, según consignó La Cuarta:

Raquel Argandoña: “Solamente los papás saben lo que uno sufre con sus hijos. Las situaciones difíciles hay que dejar que decanten. Yo no puedo tomar parte por ninguno de mis hijos. Yo los conozco. Son problemas que ojalá se pudieron solucionar en el camino. Yo no me voy a dar por vencida.

“Son cosas que pasan, sólo que acá es más grave porque que es pública. Somos una familia expuesta y hay que apechugar. Ser conocido tiene cosas buenas cuando, lo negativo es que todo el mundo se cree con el derecho de opinar (…) Yo los amo por igual, son peleas, no normales, pero sí muy frecuentes entre hermanos. Lo grave es que se hizo público. Por eso estoy expuesta y tengo que hablarlo.

“La Kel tiene 27 y Hernán 21. Cuando los hijos son adultos, profesionales e independientes, es muy difícil controlarlos (…) cuando los hermanos se crían siempre juntos, bajo el mismo techo, la unión es distinta. La Kel se crió conmigo, Hernacito se crió con el papá. Se quieren, pero el fiato es distinto. La relación entre hermanos es distinta cuando se crían juntos a cuando crían separados”.

/psg