“Al pueblo hermano de Chile, soy Jair Bolsonaro, candidato a la presidencia de la República de Brasil, y si Dios quiere casi electo”.

Con esas palabras comienza el video en que Jair Bolsonaro, el líder de cara al balotaje en la elección brasileña, se dirige al pueblo chileno. ¿La razón? El encuentro con una comitiva de dirigentes de la UDI encabezado por su presidenta, la senadora Jacqueline Van Rysselberghe, quien además compite por reelegirse en la testera del partido contra el diputado Javier Macaya.

“Nos queremos acercar cada vez más a ustedes, agradeciendo la visita de esta comitiva espectacular que está aquí, entre ellos dos senadores de la República”, señaló Bolsonaro, refiriéndose a Van Rysselberghe y al senador por Arica José Durana, también presente en la cita.

La senadora, justamente, señaló que le “encantaría” recibir a Bolsonaro en Chile como jefe de Estado y que “haremos todos los esfuerzos para firmar un acuerdo de libre comercio” con Brasil.

“Queremos que la izquierda, que en distintos países elevó la corrupción en niveles increíbles, deje de ganar en América Latina”, agregó Van Rysselberghe.

El encuentro -que se realizó en Río de Janeiro- causó polémica e incluso críticas internas de parte de otras figuras de la UDI, como el senador Juan Antonio Coloma y el diputado Patricio Melero, debido al controvertido perfil del candidato, quien ha tenido diversas frases criticando a los gays y elogiando a regímenes militares como el brasileño.

Con todo, en el mensaje en video Bolsonaro envía un saludo con dedicatora al presidente Sebastián Piñera. “Un abrazo especial a Piñera. Lo admiro desde su primer mandato cuando lo conocí. Y sé que juntos, en el bilateralismo y los acuerdos, tenemos todo para traer nuestro progreso y la felicidad para nuestros pueblos”, señala.

“Quiero un Brasil grande y un Chile grande. Estamos juntos hasta la victoria si Dios quiere”, cierra el candidato brasileño en su intervención.

/gap