“Camino al Congreso para esperar junto a diputados del Frente Amplio la decisión de la Corte por el caso Abbott”, posteó en su cuenta de Twitter la ex candidata del bloque de izquierda, Beatriz Sánchez. El mensaje lo subió a la red social durante su viaje, en bus, hacia Valparaíso. Sobre este punto, el diputado Tomás Hirsch (PH) explica que la periodista “manifestó que quería dar la cara en caso de haber una derrota o una victoria”, además de hacer un punto de prensa luego de que el tribunal hiciera público su veredicto, junto a los impulsores de la iniciativa.

Finalmente, la ex abanderada debió enfrentar a los medios para comentar el fracaso del tercer intento para destituir a una autoridad que realiza el Frente Amplio en los siete meses en el Legislativo. “Teníamos las herramientas, las ocupamos y de eso yo estoy muy orgullosa”, sostuvo Sánchez.

El viaje de la periodista supuso el final del intento que comenzó a mediados de abril, encabezado por la diputada Claudia Mix (Poder) contra la máxima autoridad de la Fiscalía Nacional, que provocó una división al interior de la coalición luego de que Revolución Democrática y el Partido Liberal se negaran a apoyar la solicitud de destitución y motivó que la ex candidata a presidente del FA endosara su apoyo a la iniciativa.

Esto, en parte, explica las razones de por qué, en la resolución del procedimiento contra el Fiscal Nacional, el Frente Amplio no generó un despliegue comunicacional, como sí lo hizo en las acusaciones contra los supremos de la Sala Penal o el ministro de Salud, Emilio Santelices. La situación se reflejó, por ejemplo, en que en el punto de prensa solo estuvieron presentes los diputados Tomás Hirsch, Gonzalo Winter y Diego Ibáñez (ambos del Movimiento Autonomista), y la ex carta presidencial. “La verdad es que no pesqué, pasó piola en la bancada”, comenta un representante del bloque.

Pese a esto, el fracaso en la destitución de Abbott generó reparos en diferentes sectores de la coalición. Según comenta un dirigente de RD, al interior del partido hubo molestia por la forma como se llevó el proceso, incluso los dardos apuntaron a los abogados que llevaron la acusación. “Tras el fallo de la Corte quedó la sensación de ‘se lo dijimos’”, explica un integrante de Revolución Democrática.

Las críticas también se produjeron en los pasillos del Congreso. Un representante del bloque afirma que con la decisión de la Corte, de desestimar la solicitud, se “confirmó que no tenía sustento”. “Me imagino que los equipo jurídicos que no se sumaron deben estar contentos”, enfatiza un legislador.

En tanto, otro sector apunta a la falta de trabajo político y acusa la necesidad de realizar acusaciones que tengan un cierto porcentaje de eficiencia. A esta tesis adhiere Alberto Mayol, quien plantea que “se podría haber marcado mejor el punto y haber hecho más difícil la decisión para la Corte Suprema” y añade que “el abogado hace los argumentos, el clima lo pone el Frente Amplio y si no lo hubo hay que entender qué no se hizo bien”.

Mientras que el sector que impulsó la iniciativa no ha realizado una autocrítica tras el fracaso. La diputada Claudia Mix calificó, en su cuenta de Twitter -y desde Ginebra- la decisión de la Corte como un “tropiezo” y sostuvo que “seguimos adelante con más ganas y más fuerza”. Por su parte, Gonzalo Winter señaló a Diario Clever -en una entrevista que le realiza la misma Sánchez en el medio donde ella es parte del comité editorial- que “hicimos exactamente lo que teníamos que hacer“. Algo que fue compartido por la ex candidata quien tuiteó que “no siempre se gana pero hay que seguir intentándolo“.

Ministro de Salud y Supremos, los fracasos anteriores

A finales de junio la coalición vivió su primer revés, cuando el intento por acusar constitucionalmente al ministro de Salud, Emilio Santelices, no superó la cuestión previa de la Cámara de Diputados. Tras el rechazo de la instancia, algunos diputados frenteamplistas reflexionaron sobre la forma en que el bloque llevó el proceso. “Debemos reflexionar sobre nuestra conducta como Frente Amplio”, señaló entonces Renato Garín (RD). En tanto, Diego Ibáñez (MA) apuntó a que el proceso se llevó con una “ansiedad fundada en ser consecuentes, ser coherentes, ser honestos con nuestro programa de cambio”.

Tres meses después, el FA volvería a verse sumido en otra derrota, esta vez acompañado por diputados del PS y el PC, cuando apoyaron la acusación constitucional contra los ministros de la Corte Suprema Carlos Künsemüller, Hugo Dolmestch y Manuel Valderrama. Si bien la iniciativa superó la cuestión previa, la acusación no prosperó en la votación de la sala de la Cámara, en la que fue rechazada por 73 votos contra 64, pese a los llamados que realizaron diferentes diputados del bloque durante días previos a la votación.