El pasado 8 de mayo, tres días antes del cambio de mando, el Ministerio del Interior firmó dos decretos que rebajaban las sanciones de Contraloría a Cristian Riquelme, ex administrador de La Moneda, por contrataciones directas a proveedores, sin entregar toda la información pertinente.

Y es que un reportaje de Ciper consignó que dos sociedades de Riquelme, ex encargado de finanzas de Michelle Bachelet en 2013, recibieron pagos por más de 417 millones de pesos entre 2013 y 2015. Al abandonarlas, las firmas pasaron a su esposa -Comercial A y R- y a su ex socio -Greentec-.

Sin embargo, Contraloría cuestionó los contratos que la Dirección Administrativa de la Presidencia otorgó de manera directa “a la empresa Gestión y Producción Limitada, cuyo representante legal se desempeñó en la citada Dirección Administrativa”. Estas situación hizo que Riquelme renunciara a su cargo el 22 de febrero de 2016.

Frente a esto, el organismo liderado por Jorge Bermúdez ordenó la suspensión de Riquelme por 30 días y el 50% de su sueldo, cuya remuneración bruta era de superior a los 7 millones y medio. Junto con ello, se pidió sancionar al jefe del Departamento Jurídico Germán Yovane y a Natalie Vilches, ex jefa de Abastecimiento de La Moneda.

Ante esto, el gobierno saliente absolvió a los involucrados, además de rebajar la sanción de Cristián Riquelme a censura.