A las 9.00 horas de hoy, los vecinos de Las Condes, La Reina y Providencia podrán comenzar a votar en la consulta ciudadana para decidir el futuro del Parque Padre Hurtado. Así, se zanjará si se podrá construir una polémica laguna artificial o bien solo se mejorarán sus áreas verdes.

¿Cómo y quiénes pueden votar? Las personas que estén inscritas en los registros electorales de esas comunas. Se debe votar en línea, a través de la página web www.mejoremoselparque.cl. También se podrá acudir a sufragar a 28 locales habilitados (malls, supermercados y plazas) donde habrá notebooks. Los resultados estarán disponibles de manera instantánea al finalizar la consulta, a las 18 horas.

LA EMPRESA

La propuesta de construcción de una laguna artificial en el Parque Padre Hurtado impulsada por el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, mantiene enfrentados a vecinos y expertos por las implicancias de la instalación del proyecto. Disputa que, eso sí, se resolverá este domingo a través de una consulta ciudadana en Las Condes, La Reina y Providencia.

El proyecto considera una piscina de 1,5 hectáreas y contaría con dos playas de 3.500 m2 de extensión, las que podrían ser utilizadas durante todo el día pagando la entrada de $6.500. En concreto, la idea es replicar la laguna artificial instalada en el exclusivo condominio de San Alfonso del Mar.

Precisamente, sería la misma empresa que patentó la tecnología para estas mega piscina la que estaría a cargo de la instalación en el parque del sector oriente de Santiago: Crystal Lagoons.

Creada en 2007, Crystal Lagoons ha sabido vender a través del mundo su millonaria idea: llevar la vida de playa idílica a cualquier lugar, desde terrenos costeros o en segunda línea, hasta sectores interiores y en zonas urbanas.

En estos imponentes “cuerpos de agua cristalinos” se pueden desarrollar deportes acuáticos y actividades de playa “en un ambiente seguro y gratificante”, según informan desde la empresa.

Sin embargo, la transnacional creada por el empresario chileno Fernando Fischmann -y que tiene como embajador al nadador olímpico Michael Phelps- no ha estado exenta de controversias por los mecanismos que le dan viabilidad al funcionamiento de sus proyectos.

Muerte en San Alfonso y filtración de pozos

Según reveló una investigación de Ciper realizada en 2013, los proyectos de Fischmann habrían presentado irregularidades que fueron advertidas por las autoridades locales.

Entre dichas anomalías se incluiría que nueve piscinas del condominio San Alfonso del Mar estuvieron bajo sumario sanitario por incumplir normas de higiene y seguridad, según declaró en su momento el entonces seremi de Salud de Valparaíso, Jaime Jamett.

El problema más grave, precisamente vinculado a la seguridad, ocurriría en enero de ese año. Cristóbal José Venegas Astorga, de 14 años, falleció mientras se encontraba buceando en el complejo inmobiliario.

Según declararían testigos, la muerte del joven se habría producido ya que su brazo fue succionado por uno de los filtros de la piscina y habría quedado atrapado, siendo necesarias 10 personas para sacarlo del agua. Todo, considerando además la ausencia de salvavidas y equipos de primeros auxilios.

Posteriormente, la Brigada de Homicidios de San Antonio determinaría que el filtro de la piscina no contaban con la rejilla de seguridad obligatoria al momento del accidente.

En su declaración tras el fallecimiento, San Alfonso del Mar aseguró que el menor habría incumplido la advertencia de no entrar a la piscina después de las 19.00 horas, ya que no hay salvavidas después de ese horario, sumado a que el sector donde ocurrió el accidente es “una piscina privada independiente perteneciente a la comunidad de coproprietarios del Edificio Timonel, uno de los 11 que componen el complejo inmobiliario”.

La misma investigación de Ciper asegura que los proyectos liderados por Fischmann no habrían sido sometidos al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) y que la construcción de San Alfonso del Mar se hizo en un terreno declarado de uso agrícola, el que habría sido cambiado de manera irregular para posibilitar la instalación de las redes de agua potable y alcantarillado.

Las irregularidades serían confirmadas por la Contraloría en 2009, al resolver que las obras de construcción de su Edificio Crucero, no cumplía con la regulación vigente, al construir y vender cuatro pisos de departamentos por sobre la norma.

A lo anterior se suman las denuncias de vecinos del condominio Laguna Vista en Algarrobo, uno de los proyectos de Crystal Lagoons, respecto a que en los pozos de los que se abastecían de agua dulce comenzaron a llenarse de agua salada tras la puesta en operación de las mega piscinas. Dicha denuncia fue ratificada por funcionarios de la constructora EBCO, encargada de la construcción del proyecto, y por ESVAL, cuyos análisis arrojaron que “las aguas subterráneas próximas a Laguna Vista en enero de 2009 y detectó niveles de cloruro que superaban hasta 27 veces lo permitido”.

En 2016, un grupo de propietarios de departamentos de San Alfonso del Mar demandaron a Inmobiliaria El Plomo -propiedad de Fischmann- por el incumplimiento de las obligaciones que le imponía la concesión marítima menor otorgada por el Ministerio de Defensa, las cuales provocaron que perdiera la concesión al no mantener una adecuada evacuación de las aguas de las piscinas al mar.

En concreto, dicha concesión menor fue otorgada a Inmobiliaria El Plomo el 13 de enero de 2010 y su objeto es “utilizar el tendido de tres cañerías de desagüe, las que constituyen mejoras fiscales, con el propósito de evacuar al mar las aguas provenientes de la laguna artificial, ubicada en terrenos particulares”.

Sin embargo, estos problemas no han sido impedimento para que Fischmann siga expandiendo su negocio. Actualmente Crystal Lagoons cuenta con más 600 proyectos en 60 países, y ha firmado acuerdos con algunos de los empresarios inmobiliarios más importantes del mundo.

Tecnología y modelo de negocios

La paradisíaca imagen de las playas de arenas blancas y aguas turquesas que ha vendido por el mundo Crystal Lagoons se sustenta en la tecnología aplicada a sus fuentes acuáticas.

Según explica la empresa, sus limpias aguas se mantiene así gracias a la solución patentada de Crystal Lagoons que consiste en aplicar microbicidas naturales y ondas de ultrasonido (“pulsos de desinfección”) en las lagunas. Es por esto que se hace necesario  mantener un alto nivel de desinfectantes permanentemente, cuya aplicación es controlada por sensores remotos. Así, se utilizarían 100 veces menos químicos comparados con el tratamiento convencional de piscinas y agua potable, utilizando sólo un 2% de la energía necesaria para los sistemas convencionales de filtración centralizada de piscinas.

Tecnología de Infiltración Crystal Lagoons. Fuente: http://www.revistagua.cl/2014/02/10/crystal-lagoons-duplica-proyectos-en-chile-en-tres-anos-y-suma-54-lagunas-artificiales/

Tecnología de Infiltración Crystal Lagoons. Fuente: http://www.revistagua.cl

El principal foco de negocios que ha tenido hasta ahora la invención de Fischmann -químico de la Universidad de Chile de profesión- ha sido en proyectos inmobiliarios de gran envergadura.

El modelo consiste en que la inversión de la laguna es asumida por la inmobiliaria que quiere incorporarla como atractivo de venta a su proyecto, a un costo promedio de US$ 400 mil por hectárea. A esto se suma un pago asociado a las ventas de cada proyecto. Cada vez que cede su franquicia, Crystal Lagoons recibe un pago de US$ 150 mil, según datos de 2015.

Hasta hoy, Crystal Lagoons cuenta con dos registros en el Libro de los Récord Guinness por haber construido la piscina más grande del mundo en San Alfonso del Mar en 2007 y en 2015 por la mega laguna de 12,5 hectáreas del desarrollo turístico Citystars Sharm El Sheikh, en Egipto.

El nuevo proyecto de Fischmann corresponde a las Lagunas de Acceso Público (PAL), que consiste en replicar la instalación de lagunas en lugares como parques públicos, centros comerciales, campos de golf o hipódromos, diversificando su modelo comercial.

El primer proyecto de este tipo se anunció en abril de 2017 en uno de los principales parques temáticos de Florida, Jungle Island, ubicado en el centro de Miami.