La Casa Blanca dijo el viernes que el gobierno de Estados Unidos está “entristecido” luego de que se confirmara que el periodista Jamal Khashoggi murió dentro del consulado saudita en Estambul, pero no hizo mención de acciones estadounidenses en contra de su gran aliado.

En la primera respuesta de Estados Unidos a la confirmación de Arabia Saudita, la vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo simplemente que Washington “seguirá de cerca las investigaciones internacionales sobre este trágico incidente”.

El jefe de Naciones Unidas, Antonio Gutierres, también se expresó por la versión oficial del gobierno de Arabia Saudita sobre la muerte ocurrida el pasado 2 de octubre en Estambul.

“El secretario general está profundamente preocupado por la confirmación de la muerte de Jamal Khashoggi. Él hace llegar sus condolencias a la familia y amigos de Khashoggi”, dijo la oficina de Guterres en un comunicado, en el que también se pide una investigación “exhaustiva y transparente” sobre las circunstancias en que murió.

Activistas por los derechos humanos exigen respuestas sobre Jamal Khashoggi frente al consulado saudita en Estambul el 9 de octubre (REUTERS/Osman Orsal)

Activistas por los derechos humanos exigen respuestas sobre Jamal Khashoggi frente al consulado saudita en Estambul el 9 de octubre (REUTERS/Osman Orsal)

Arabia Saudita confirmó este viernes la muerte del periodista disidente Jamal Khashoggi, desaparecido el 2 de octubre en el consulado saudita de Estambul.

De acuerdo con la cadena de televisión local Ekhbaria TV, así lo indicaron los resultados preliminares de la investigación. Según la misma fuente, Khashoggi habría tenido un enfrentamiento con un grupo de personas dentro de la sede diplomática saudita en la capital turca, que habría desembocado en su muerte.

“Las conversaciones entre Jamal Khashoggi y las personas con las que se entrevistó en el consulado del reino en Estambul… degeneraron en una pelea, que provocó su muerte”, indicaron medios sauditas, citando a la fiscalía.

Por el momento, no hay certezas sobre el cuerpo del reportero. Fuentes turcas habían señalado que el mismo había sido descuartizado y retirado del consulado en furgonetas.

El reino informó, además, que 18 ciudadanos sauditas han sido arrestados, y que el asesor de la Corte Real Al Qahtani y el subjefe de inteligencia Ahmed Asiri fueron despedidos de sus puestos.

Por su parte, la Agencia Saudita de Prensa (SPA, por sus siglas en inglés) informó que el rey Salman ordenó la formación de un comité ministerial a cargo del príncipe heredero Mohamed bin Salman para reestructurar la agencia de inteligencia.

Mohammed bin Salman, el heredero al trono de Arabia Saudita (Reuters)

Mohammed bin Salman, el heredero al trono de Arabia Saudita (Reuters)

Khashoggi poseía la residencia permanente en los Estados Unidos y era columnista del diario Washington Post. Su prometida denunció que el 2 de octubre pasado había ingresado al consulado saudita en Estambul con el objetivo de obtener un documento necesario para contraer matrimonio y nunca había salido de allí.

El episodio generó fuertes cuestionamientos sobre la corona saudita de parte de Estados Unidos y los países europeos por presuntamente no colaborar con la investigación como le exigían.

La mayoría de los sospechosos en la desaparición del periodista señalados por Turquía durante estos 17 días tenían fuertes vínculos con el príncipe heredero Mohamed bin Salman, señalado como un reformista en el reino.

/gap