El grupo Arnau Griso canta en El Gusto es Mío: “Yo le recomiendo como doctor que se esmere más en el sexo que en el amor”. Se trata de una premisa importante para disfrutar del buen sexo, sentir el momento y llegar al clímax.

Pero… ¿recuerda la última vez que tuvo un orgasmo 10? y, sobre todo, ¿cómo supo evaluarlo para llegar a esta nota? Para resolver a estas preguntas un grupo de investigadores de la Universidad de Granada (UGR) han desarrollado la primera herramienta psicológica en español que permite evaluar la experiencia orgásmica.

En esta evaluación se contesta valorando del 0 al 5 cada adjetivo: 0 significa que no describe en absoluto la experiencia y 5 que la describe a la perfección. Así, mayores puntuaciones indican mejor valoración de la experiencia subjetiva orgásmica más reciente. Para la investigadora es un cuestionario “fácil de responder”. 

Si desea analizar las dimensiones subjetivas de su último orgamo siguiendo este estudio debe preguntarle a su pareja si ha fluido, si en algún momento ha llegado a una especie de delirio u observar si ha enrojecido.

Su compañero de cama deberá utilizar la escala numérica para elavuar estos términos y otros como húmedo, estremecido, palpitante o sumergido en ese clímax al que puede que haya llegado en esa relación sexual.

El estudio que ha publicado la UGR es un instrumento de medida que ayuda al campo de la psicología a evaluar “de forma más precisa y exacta la experiencia subjetiva del orgasmo y detectar posibles dificultades en la capacidad orgásmica a nivel psicológico en la población adulta española”, según ha señalado la investigadora.

Esta herramienta ayudará a los profesionales de la psicología y de la sexología aportándole una herramienta “útil para su uso en clínica, para que evalúe, detecte y trate problemas en la salud sexual de sus usuarios”, ha manifestado.

“Una de las mayores dificultades para el estudio de la experiencia psicológica del orgasmo es el escaso número de instrumentos estandarizados de los que se dispone actualmente. En España no existía ninguna escala que evaluara de forma exclusiva este constructo; por ello, lo hemos adaptado”, ha denunciado.

En concreto, ha aclarado que no se miden los orgasmo como tal: “se evalúa de forma específica diferentes dimensiones subjetivas o psicológicas de la experiencia orgásmica con el fin de detectar dificultades sexuales”.

Estudio con 842 adultos

El grupo de investigación ha realizado un estudio en el que participaron participaron 842 adultos de nacionalidad española (310 hombres y 532 mujeres). Los resultados de este “muestran que la versión española de la ORS es una medida óptima para su uso tanto en el campo de la investigación como en el clínico”, ha expresado Arcos.

El estudio tiene capacidad de discriminar entre individuos con dificultades en su capacidad orgásmica e individuos sin estas dificultades. De este modo, “las personas con disfunciones orgásmicas han mostrado menores puntuaciones en las dimensiones de la ORS. Además, la experiencia orgásmica se relaciona con actitudes sexuales positivas y con mayor satisfacción sexual”.

Esta especie de TripAdvisor del sexo para evaluar las relaciones íntimas ha aterrizado en España. Los investigadores del Laboratorio de Sexualidad Humana (LabSex) de la UGR han adaptado y validado al español la Orgasm Rating Scale (ORS), uno de los escasos instrumentos que evalúa de forma exclusiva la experiencia psicológica del orgasmo desde un enfoque multidimensional.

Se trata de una escala “compuesta por 25 adjetivos descriptores de la experiencia orgásmica de las relaciones sexuales de pareja, que se distribuyen en cuatro dimensiones: afectiva, sensorial, intimidad y recompensa”, ha explicado Ana Isabel Arcos Romero, autora principal del estudio, a EL ESPAÑOL.