Muchas veces en la historia ha habido ocasiones en que un héroe inesperado aparece para guiar a su equipo a un título. Ese héroe fue Andrés Vilches esta noche. El delantero no jugaba desde el 16 de junio pero hoy, en su regreso, marcó el único tanto de Universidad Católica frente a Universidad de Concepción. Un gol que desató la euforia de los Cruzados en San Carlos de Apoquindo y que perfectamente puede valer un campeonato. 

Pero partamos por el principio. La UC salió a presionar arriba a los penquistas que solo atinaban a saltar líneas con pelotazos desde el fondo. El resultado de casi todos ellos fue el mismo: terminaron en los pies de Matías Dituro. Sin embargo, la intensidad cruzada se diluyó producto de una serie de interrupciones por golpes o lesiones.

En ‘buen chileno’, Jonathan Benítez se llevó todos los premiados. Le pegaron patadas, golpes con los brazos involuntarios y un choque con José Pedro Fuenzalida, aunque este último terminó sangrando. Eso no fue lo único, porque el argentino quedó con problemas en una rodilla después de una barrida. Aguantó un tiempo y algo más del segundo.

¿Llegadas al arco? Recién a los 23′, con un tiro libre de Luciano Aued que complicó a Cristian Muñoz y ya al final de la primera etapa un centro venenoso de José Huentelaf al área chica que encontró al paraguayo Luis Riveros que no pudo cambiarle del todo la dirección a su remate y le terminó alcanzando el balón a Matías Dituro.

Por momentos parecía que ambos estaban contentos con el empate. Quizás la UC pensaba en que ese punto le aseguraba la punta y el Campanil esperaba tranquilo por una caída de su rival contra la U la próxima semana o con Antofagasta en el norte, pero los locales dejaron de especular a los 64′, donde ese héroe inesperado que señalábamos al inicio apareció para tener su revancha.

Sebastián ‘Sacha’ Sáez le ganó una pelota en el piso a Alejandro Camargo y tocó para Andrés Vilches, quien rápidamente abrió hacia la izquierda para Buonanotte. El ‘Enano’ encaró y remató fuerte a la posición del Muñoz que dio un rebote al medio del área y ahí, como si todo estuviese pactado de antes, Vilches tenía la posibilidad de empalmar una volea. Nadie sabe qué habrá pasado por su mente en ese segundo. Lo que sí quedó en evidencia fue su derechazo que se metió en el arco a pesar de los dos defensores que cubrían el arco. San Carlos de Apoquindo estalló en un solo grito.

Fue un desahogo de un público que sabe que puede ser un gol que le de una nueva estrella al equipo que ha liderado durante todo el torneo. Ahora se viene el clásico contra la U. Los cruzados cumplieron. Nadie les puede quitar el sueño de ser campeones. La U. de Conce tuvo una ocasión en el tiro al segundo palo de Luis Pedro Figueroa que sacó de forma notable Dituro pero fue lo único para un equipo que aspira ser campeón.

El Campanil pagó carísimo su pragmatismo y ahora dependerá de su rival de turno en las siguientes jornadas. La UC de Beñat se acerca a su objetivo. Cada vez tiene más cara de campeón

Fotos y video del 1-0 en San Carlos de Apoquindo: