La posibilidad de que exista un gran planeta desconocido, apodado planeta Nueve, en el confín del sistema solar, es superior al 90 por ciento, tras los hallazgos posteriores a su predicción en 2014.

“El Planeta Nueve realmente sigue siendo la única explicación viable para todas las cosas que observamos”, opina Konstantin Batygin, un astrofísico teórico del Instituto de Tecnología de California (Caltech), uno de los principales ‘buscadores’ del hipotético nuevo mundo del sistema solar.

“La evidencia para el Planeta Nueve es realmente sólida. Calculo que la probabilidad de la existencia de este mundo es de más del 90 por ciento, dijo Batygin a Space.com.

En enero de 2016, Batygin y el investigador de Caltech Mike Brown intentaron caracterizar el planeta, estimando que es quizás 10 veces más masivo que la Tierra y orbita alrededor de 600 unidades astronómicas (UA) del sol en promedio.

Hasta ahora, los astrónomos ahora han visto 14 cuerpos en el Cinturón de Kuyper que llevan la huella del tirón de un gran perturbador, dijo Batygin. Básicamente, las partes alargadas de las órbitas altamente elípticas de los objetos apuntan en la misma dirección, de una manera predicha por los modelos del Planeta Nueve.

Las posibilidades de que tal configuración se desarrolle solo por casualidad son menos del 0,1 por ciento, dijo Batygin. Y otras explicaciones posibles se quedan cortas, agregó.

Por ejemplo, algunos investigadores han propuesto que el agrupamiento se debió a los tirones combinados de muchos objetos pequeños en el Cinturón de Kuiper, el anillo de cuerpos helados más allá de la órbita de Neptuno. Pero un cinturón de Kuiper “auto-modulador” se vería muy diferente del cinturón real que vemos,dijo Batygin.

Y, agregó, un estudio reciente sugiere que todo el Cinturón de Kuiper (sin el Planeta Nueve) no alberga más del 2 por ciento de la masa de la Tierra, lo que no es suficiente para dar forma a las órbitas de los cuerpos de la manera observada.

En relación a la búsqueda infructuosa hasta la fecha con los telescopios disponible, este científico dijo: “Si no lo encontramos en los próximos cinco años, el LSST definitivamente va a dar la última palabra sobre el Planeta Nueve”. Se refiere al Gran Telescopio para Rastreos Sinópticos (LSST), que se construye en Chile y que entrará en funcionamiento en 2022.

/psg