Reconquistar el centro político. Ese es uno de los objetivos que ha trazado la dirección de la Democracia Cristiana (DC) desde que el exdiputado Fuad Chahin asumió la presidencia del partido en junio pasado.

No es lo único que espera recuperar la colectividad.

En los últimos meses, algunos de los máximos dirigentes de la tienda han sostenido diálogos informales con personeros que renunciaron al partido en medio de cuestionamientos al rumbo que había tomado la DC como integrante de la ahora ex Nueva Mayoría: pacto en que convivieron de manera inédita con el Partido Comunista (PC).

Se trata de diálogos en los que tanto Chahin como otros dirigentes de la primera línea de la colectividad han podido manifestar sus intensiones a personeros que dejaron el partido -sin compromisos de por medio “ni resultado predefinido”- de que retornen a la colectividad.

Diferentes fuentes de la DC aseguraron que en las conversaciones se ha transmitido a los exdirigentes que el “Partido Demócrata Cristiano tiene las puertas abiertas”.

Por distintos canales -dicen quienes conocen detalles de la estrategia-, el mensaje se ha abordado con personeros como el exministro de Hacienda Eduardo Aninat; el extitular de la cartera de Salud Pedro García, y el economista y exsuperintendente de Valores y Seguros Álvaro Clarke, todos integrantes de Progresismo con Progreso, movimiento que lidera la exministra de Educación Mariana Aylwin, quien renunció a la colectividad en enero pasado junto a 30 militantes democratacristianos.

También habrían conversaciones con el abogado e histórico militante del partido de la flecha roja Sergio Micco, quien no se refichó en la colectividad.

Conocedores de las gestiones de Chahin aseguraron que varias de estas conversaciones con expersoneros se han dado en encuentros casuales, pero que sin embargo el timonel democratacristiano les ha planteando que al menos analicen el regreso de los militantes que dejaron la tienda y forman parte hoy de otros movimientos de centro.

Al ser consultado por La Tercera, Aninat aseguró que “salvo encuentros casuales y amistosos con Chahin, como en la inauguración del salón de Frei Montalva, no ha habido nada concreto, solo una aproximación por amistad”.

En la Democracia Cristiana, incluso al interior de la bancada de diputados -donde se ha conocido de los contactos-, aseguran que existe una opción real de “retorno” de personeros históricos.

La alternativa estaría mediada, entre otras razones -dicen en la DC-, por la complejidad que ha tenido la instalación “política” de espacios como Progresismo con Progreso, que si bien ha logrado alcance como centro de pensamiento, no ha logrado destacar en la otra esfera.

A esto se suma la dificultad de generar eventuales alianzas con movimientos y partidos de “centro”, como Ciudadanos, el que sufrió un fuerte quiebre tras la última elección interna. Incluso, uno de sus referentes, Juan José Santa Cruz, salió de ese partido enfrentado con otro de los rostros de la colectividad, el exministro de Hacienda Andrés Velasco. El empresario antes ya había renunciado a la propia DC.

Retorno colectivo

Como sea, distintas fuentes consultadas, tanto en el partido como entre quienes ya no militan en la DC, aseguran que cualquier eventual retorno no se produciría de forma “individual”, sino que sería de manera “colectiva”.

Desde Progresismo con Progreso sostienen que, pese a que no ha sido un debate formal, siempre ha existido la posibilidad de acercamientos con la Democracia Cristiana. Sin embargo, aseguraron que el foco de su trabajo está en recuperar el centro político y no en regresar a la falange.

Cabe recordar también que en abril pasado renunciaron dos expresidentes de la DC, Soledad Alvear y Gutenberg Martínez, quienes formaron un nuevo referente, Comunidad en Movimiento. Cuando recién se materializaron esas salidas, Chahin fue muy duro con los exdirigentes del partido: “Los que se van para formar otro movimiento se transforman en competidores de la DC”, dijo a los pocos días en entrevista con La Tercera. No obstante, el exdiputado hoy apuesta por una nueva estrategia y espera que muchos de quienes dejaron el partido puedan volver a aportar a la colectividad que ha fortalecido, con su dirección, una identidad más centrista.

/gap