Un extraño giro policial fue el que vivió la policía de Suffolk, Virginia, durante esta semana. Mientras realizaban un operativo por tenencia ilegal de armas, encontraron una serie de videos caseros grabados por una pareja zoofílica, curiosamente, dueña de una perrera.

Así lo informó en un comunicado la policía local, entidad que identificó a los culpables como Christine y Richard Allen Patterson, de 42 y 47 años respectivamente.

Los dueños del centro “Imperial k-9” comenzaron a ser investigados en julio de 2017 por la Oficina Federal de Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego. Fue por esta razón que sus computadores fueron incautados, lugar donde almacenaban el material zoofílico.

Sin embargo, solamente la mujer – protagonista de las pervertidas secuencias- fue puesta en custodia, ya que el hombre se encuentra arrestado desde el año pasado y está a la espera de una resolución federal luego de ser sorprendido con 17 armas de fuego y más de 100 rondas de municiones.

El único perrito identificado hasta el momento fue Demon, un Doberman Pinscher que aparece en distintos videos con la pervertida pareja.

La mujer será procesada por seis cargos de brutalidad y crueldad animal, según indicó la policía de Suffolk, y en el caso de Richard, se le imputaran los nuevos cargos cuando su actual proceso federal termine.

Según informó el medio Virginia Pilot, tras la viralización de estos brutales hechos, el abogado de la pareja, Nicolás Renninger, aseguró que han sido amenazados de muerte.

/gap