Un nuevo estudio ha encontrado evidencia de un gran número de agujeros negros supermasivos dobles, probables precursores de eventos gigantescos de fusión de agujeros negros, no observados hasta ahora.

Esto confirma la comprensión actual de la evolución cosmológica: las galaxias y sus agujeros negros asociados se fusionan con el tiempo, formando galaxias y agujeros negros cada vez más grandes.

Los astrónomos de la Universidad de Hertfordshire, junto con un equipo internacional de científicos, han mirado los mapas de radio de poderosas fuentes de chorro y han encontrado señales que normalmente estarían presentes cuando se observan agujeros negros que están en órbita entre sí. Publican resultados en Monthly Notices de la Royal Astronomical Society.

Antes de que los agujeros negros se fusionen, forman un agujero negro binario, donde los dos agujeros negros orbitan alrededor uno del otro. Los telescopios de ondas gravitacionales han podido evidenciar la fusión de agujeros negros más pequeños desde 2015, midiendo las fuertes explosiones de ondas gravitacionales que se emiten cuando se fusionan los agujeros negros binarios, pero la tecnología actual no se puede utilizar para demostrar la presencia de agujeros negros binarios supermasivos.

Los agujeros negros supermasivos emiten poderosos chorros. Cuando los agujeros negros binarios supermasivos orbitan, el chorro que emana del núcleo de una galaxia cambia periódicamente su dirección.

Los astrónomos de la Universidad de Hertfordshire estudiaron la dirección en la que se emiten estos chorros y las variaciones en estas direcciones; compararon la dirección de los chorros con el de los lóbulos de radio (que almacenan todas las partículas que alguna vez pasaron por los canales del chorro) para demostrar que este método puede utilizarse para indicar la presencia de agujeros negros binarios supermasivos.

Martin Krause, autor principal y profesor titular de Astronomía en la Universidad de Hertfordshire, dijo: “Hemos estudiado los chorros en diferentes condiciones durante mucho tiempo con simulaciones por computadora. En esta primera comparación sistemática con los mapas de radio de alta resolución de la mayoría de las fuentes de radio más poderosas, nos sorprendió al encontrar firmas compatibles con la precesión del chorro en tres cuartas partes de las fuentes”.

El hecho de que los chorros más poderosos estén asociados con agujeros negros binarios podría tener consecuencias importantes para la formación de estrellas en galaxias; las estrellas se forman a partir del gas frío, los chorros calientan este gas y, por lo tanto, suprimen la formación de estrellas. Un chorro que siempre va en la misma dirección solo calienta una cantidad limitada de gas en sus proximidades. Sin embargo, los chorros de los agujeros negros binarios cambian de dirección continuamente. Por lo tanto, pueden calentar mucho más gas, suprimiendo la formación de estrellas de manera mucho más eficiente, y contribuyendo así a mantener el número de estrellas en galaxias dentro de los límites observados.

/psg