Álvaro Salas quiere insistir en su versión ante la demanda por paternidad que enfrenta. El primer examen de ADN confirmó que el humorista, con un 99,6% de certeza, sería el padre biológico de un joven de 17 años.

No satisfecho por los resultados, decidió tomarse una segunda muestra. Sin embargo, lo hizo días antes de la fecha fijada por los tribunales, causando la molestia de Soledad Rodríguez, la demandante y madre del menor. Lo acusó de desacato.

Pero la polémica sigue. Porque Salas, ante el error que cometió, decidió hacer un tercer test de ADN para corroborar que no es el padre del menor. Así lo reveló este miércoles Intrusos.

“Exclusiva de Intrusos. Este lunes 22 de octubre se tomó una tercera prueba de ADN, un tercer test… Nadie entiende por qué se la tomó”, afirmó Michael Roldán, quien anima el espacio de farándula durante estos días.

Luego, hablaron del supuesto error que cometió el comediante en la segunda muestra:

“Nos enteramos que Álvaro Salas, cometiendo un desacato a la justicia, había ido el viernes anterior, el viernes 12, a realizarse la prueba de ADN. El miércoles 17 emitimos una nota contando el desacato a la justicia cometido por Álvaro Salas. Y me van a creer que, posterior a ese informe, Álvaro Salas se dirigió ante el juez a pedir disculpas por haber cometido desacato a la justicia, diciendo que no había ánimo de su parte de desacatar alguna orden, que jamás quiso hacerlo y que todo fue una confusión”, contó Roldán.

Rodríguez se comunicó con el programa de La Red, vía WhatsApp, y criticó el actuar de Salas.

“La gente habla, pero no saben la realidad. No he contado todo para no perjudicarlo más. Pero él sabe que pasaba un año y no ayudaba. Él era un papá presente y no siempre me ayudó. No me ayudó todo el rato durante los 16 años. Lo dejaría muy mal parado si contara todo. Estoy abrumada con todo esto. No sé por qué sigue haciendo esto”, alegó la mujer.