Hace dos años el Movimiento Gremial de la Universidad Católica quedó en el último lugar de las elecciones de la federación de estudiantes de esa casa de estudios. Pero esta semana pasaron como la primera mayoría al balotaje del próximo mes, en la que se decidirá quién encabezará la FEUC 2019.

La etapa final de la campaña estuvo marcado por la acusación anónima -que se dio a conocer el domingo 21 de octubre a través de redes sociales-, en contra del candidato a presidente de la lista del gremialismo, Ignacio Palma, por haber cometido un abuso sexual durante una fiesta del movimiento.

Para la carta a presidir la FEUC 2019 de la lista 1A, el 23,81% de las preferencias obtenido en la primera vuelta -que se realizó este martes 23 y miércoles 24 de octubre- demuestran que los estudiantes de la universidad lo apoyan tras la acusación de abuso sexual en su contra. Además, Palma sostiene que en la denuncia “hay muchas incongruencias”.

-En estas votaciones pasaron a segunda vuelta como primera mayoría muy distinto a lo que ocurrió en 2016 cuando el Movimiento Gremial (MG) quedó en último lugar de las elecciones.

-Nos tiene muy contentos el resultado, creemos que es fruto de un trabajo de largo plazo que venimos haciendo hace mucho tiempo de las distintas carreras, forjando buenos liderazgos, gente comprometida con el trabajo por sus compañeros. También porque fue una semana muy dura, donde se nos atacó de forma brutal.

-Usted el domingo pasado fue acusado por abuso sexual, ¿cómo ocurrió esta situación?

-Me enteré el domingo un rato después de que se le pusiera plata (a la publicación en Facebook) para que le llegara a todo el mundo como publicidad, a través de mis jefes de campaña que me comentaron los hechos. Quedé impactado porque no podía creer hasta qué punto podían llegar algunas personas con tal de perjudicar al movimiento y conseguir votos para otras listas. Pero dijimos: “No vamos a dejar que en el universidad triunfe la mentira y la forma sucia de hacer política”. Mucha gente se indignó con el montaje que se estaba armando y se unió al movimiento esos días para hacer campaña.

-¿Por qué dice que fue un montaje?

-Porque tengo mi conciencia muy tranquila y estoy profundamente convencido de lo que se dice en esa publicación es falso. Por lo mismo, tomé la acción voluntaria, ante el hecho que no hay ninguna denuncia formal, de autodenunciarme ante la secretaría general de la universidad y llevar al proceso a la Fiscalía. Hay muchas incongruencias en el relato de la página de Facebook, que si bien dan a entender que la persona que lo escribió tiene ciertas luces de lo que ocurre en un carrete del Movimiento Gremial no lo conoce con exactitud. Tengo muchos testigos de que algo así nunca ocurrió, por ejemplo mi polola que ha estado conmigo en los últimos tres años siempre ha estado al lado mío en esas instancias.

/gap