Beñat es la variante vasca de Bernardo, nombre de origen germánico que significa OSO FUERTE. Este oso, que ayer quedo convertido en oso de peluche, con la derrota que le propinó a Católica su archi rival, Universidad de Chile. Equipo que venía en alza después de ganar la semana pasada y que se siente con ganas de pelear el Campeonato.

Pero  no culpemos del todo al entrenador católico, porque el equipo cruzado mantuvo la pelota en sus pies alcanzando un 57% de posesión del balón, lanzó 34 centros al área azul, pero si no hay goleadores en la cancha, no hay goles. El máximo goleador CRUZADO no convierte un gol desde Agosto y el que siempre hace goles, David Llanos lo tienen sentado en el banco de suplentes, para que ingrese a la cancha faltando 10 minutos para terminar el partido, cuando ya el marcador no es remontable.

Cuando se pierde, se buscan los porqué y aquí hay uno. Beñat San José se contradice al señalar en Conferencia de prensa del viernes sobre el clásico cuando señala “la importancia de contar con gente de experiencia en estos partidos” y deja sentado en el banco de suplentes al “huaso” Alvarez, que le habría puesto garra y corazón al equipo.

Este clásico universitario fue un buen espectáculo al que asistieron casi 45.000 personas, que vieron un primer tiempo un poco lento de pocas llegadas a los arcos, pero un segundo tiempo todo lo contrario que culmina con los dos goles de Universidad de Chile.

Comentario aparte merecen el pésimo arbitraje, que afortunadamente  cometió errores para ambos equipos. Lo que merece el máximo reproche, es la expulsión del Entrenador azul Kudelka, a quién mandaron al camarín por celebrar demasiado efusivo el gol azul. No puede ser que el 4* ARBITRO se dedique a hostigar en forma permanente a los D.T. y  no ayuden a los árbitros con la visión desde otro ángulo de la cancha.

Fernando Ocaranza Yñesta

Hincha Cruzado