No podemos negar que la noche de Halloween tiene una vibra muy especial que nos pone extra hot. Disfraces sexys, tragos coquetos y un ambiente que tiene todo para desatar la pasión. Para que aproveches tu disfraz y vivas una noche muy candente con tu pareja, checa estos juegos sexuales inspirados en la celebración más aterradora del año.

 

1. Incubus y sucubus

Una de las leyendas de terror más populares es la de los entes energéticos conocidos como incubus (masculino) y sucubus (femenino). Se trata de entidades paranormales que acechan en la noche y seducen a los simples mortales para tener sexo fuera de este mundo. Puedes vestirte con un traje blanco de tela semitransparente, tipo fantasma sexy, y colarte en la cama de tu pareja para tocarlo, besarlo y hacer todo lo que se te antoje con su cuerpo, o bien, ser la indefensa víctima de tu incubus personal.

 

2. Vampiros chupasangre

Si las criaturas de la noche son su disfraz favorito, pueden jugar al ‘bloody suck’. Se trata de poner mermelada o gotas de vino tinto en el cuerpo de tu pareja para simular su sangre y succionar la piel de sus zonas más erógenas. Lo primero es ponerte tu lencería más sexy de color rojo, negro o morado, y meterte en el papel de vampiresa sexy. Pueden empezar succionando sus cuello y poco a poco recorrer sus cuerpos hasta chupar todo lo que te estás imaginando.

 

3. La bruja seductora

Uno de los disfraces más socorridos de esta época es el de bruja sexy. La clave es que tu atuendo sea súper erótico y seductor, pero dejando algo a la imaginación. Esto te ayudará a calentar a tu pareja desde la fiesta hasta la cama. Prepara la habitación colocando algunas velas aromáticas en círculo, como si estuvieras en un ritual de brujería y prepara tu “poción de la pasión”, que puede ser una copa de vino, un martini rojo o cualquiera de estos cócteles espeluznantes para Halloween. Beban la “pócima” y desvístelo lentamente, mientras le das un masaje para prepararlo antes del “sacrificio”, ¡les va a encantar!