El jugador brasileño del Bayern Múnich Rafinha pidió perdón este jueves por haberse disfrazado como un jeque árabe, con un objeto parecido a una bomba, en una fiesta de ‘halloween’ con sus compañeros de equipo.

“Halloween es una celebración donde se visten disfraces exagerados. No fue mi intención enfadar a nadie o herir sentimientos“, escribió el jugador a través de su cuenta en twitter, después de que en las redes sociales empezaran a circular las imágenes de la fiesta.

En ellas se ve a Rafinha con un turbante al estilo saudí y gafas de sol, mientras carga con un paquete de cartón, del que pende lo que aparentemente es un activador y con la palabra “Cuidado” impresa.

El jugador usó el disfraz en una fiesta en la que participaron algunos de sus compañeros del Bayern, entre ellos Jéröme Boateng y Mats Hummels, que difundieron la imagen en sus propias cuentas, aunque poco después fue eliminada.

/gap