Me rindo… acepto la sugerencia”. Así respondió el Presidente Sebastián Piñera a una auditora en plena entrevista radial, comprometiéndose a realizar chistes que puedan resultar ofensivos, como aconteció hace unos días con el “principio de la minifalda”.

“Para compartir este plan de desarrollo para la región vamos a aplicar el viejo y sabio principio de la minifalda, que tiene que ser lo suficiente larga para cubrir lo fundamental y lo suficientemente corta para mantener la tensión”, fue la analogía realizada por el Mandatario durante una actividad en la Región de Tarapacá.

Sin embargo, ahora afirmó que tendrá más cuidado durante una conversación con Radio Imagina, y que usaría una comparación distinta con la barba masculina como protagonista, ya que sería “suficientemente larga para que se note y suficientemente corta para que no irrite”.

Piñera reiteró además que no quiso ofender a nadie y que era una broma “inocente”. Eso sí, aprovechó de hacer una reflexión indicando que “de repente nos pasamos para el otro lado, ahora no se le puede decir nada a nadie y tenemos que tratarnos como si fuéramos desconocidos. De repente nos estamos poniendo demasiado serios”.

“Hay que desterrar lo ofensivo, lo humillante, pero también es importante que la relación entre los seres humanos no se trasforme en algo tan formal, como si fuéramos extraños, desconocidos”, remató.