Tras los ataques sufridos en la “Marcha por Jesús” en conmemoración al Día de las Iglesias Evangélicas, el diputado de Renovación Nacional (RN), Eduardo Durán llegó hasta la Fiscalía Local Santiago Centro donde interpuso una denuncia contra quienes resulten responsables por irrumpir con piedras, bombas molotov, agresiones físicas y verbales, con el fin de causar desórdenes a los más de 100.000 fieles que asistieron a la actividad.

“Me parece inaceptable y absolutamente condenable el vandalismo y las agresiones ocurridas en la marcha por un grupo de encapuchados que no muestran más que su ataque e intolerancia ante nuestra fe y libertad de expresión”, manifestó categóricamente el integrante de la llamada Bancada Cristiana de RN.

Para el diputado, quien fue partícipe del evento pro familia y vida, “es curioso e incomprensible que el país se atemorice por las opiniones de contenido valórico, y no por la peligrosidad de este tipo de actos”, expresó al referirse en concreto a los 19 detenidos en la tarde del sábado.

 

Según información policial, dentro de las personas violentadas, tres heridos fueron derivados a la Posta Central y otro a la Clínica Alemana, entre ellos un Carabinero, lo que inmediatamente generó reacciones en las autoridades públicas.

 

Sin embargo, Durán recalcó que a pesar de lo sucedido, “estos actos de violencia no van a amedrentar a los que creemos en la paz, concepción de la vida y la familia”, haciendo un llamado a “reflexionar y condenar sobre la intolerancia que se ve reflejada en la violencia de ciertos anarquistas que se dedican al vandalismo y a irrumpir en el orden de la sociedad civil”, finalizó.