Y llegó el momento, meses de espera y cuando el gobierno informa del proyecto a enviar al congreso para su análisis y próxima votación, ya vemos como los políticos están poniendo piedras en el camino, como siempre ha sido, y nada nuevo en el horizonte.

Algunos aplauden y otros simplemente rechazan y esa es la política mezquina que se traduce en el nulo interés en preocuparse de las personas que necesitan urgentemente que mejoren sus pensiones y sólo ven pugnas ideológicas incapaces de ponerse en los zapatos del adulto mayor que no tienen otros ingresos que su miserable pensión.

Este proyecto de reforma previsional, en mi apreciación, tiene aspectos buenos sobre todo en poner énfasis en mejorar el pilar solidario, y otras a mejorar con respecto a la premura de incrementar las actuales pensiones. Según organismos internacionales, algunos dicen que el sistema de capitalización individual es bueno y sustentable, sin embargo, carece de solidaridad y no afronta el dilema de las bajas pensiones en nuestro país.

Ciertamente, somo un país pequeño con grandes desafíos por resolver, pero existe ese abismo de no poder consensuar el tema previsional, que no es sólo de nuestro país, pero que sin embargo, acá es todo un dilema ponerse de acuerdo oposición y gobierno, para enfrentar esta problemática llamada “pensiones” que afectan a la mayoría de las personas.

Tenemos claro que las cosas deben ser en forma gradual, porque de lo contrario, tendría un impacto en el mercado laboral, también hay que considerar que no por el hecho de que se crean nuevas instituciones para administrar ese 4% adicional, necesariamente implicará aumentar las pensiones, por otra parte, hay que considerar que otros actores que ingresen al sistema  previsional, tendrán que cobrar una segunda comisión a la actual que cobran las AFPs.

Creo que  este debate previsional que se aproxima, será ciertamente muy difícil de llevar, porque insisto es un tema ideológico y político, que ninguno querrá ceder ante la posibilidad de adjudicarse la mejoría a las pensiones, porque siempre estará presente el interés partidista, a la urgencia de enfrentar de una vez por todas, el grave problema de las pensiones miserables que tienen la mayoría de los pensionados, y que no pertenecen a las fuerzas armadas y de orden y que ven con impotencia las enormes diferencias en valores de pensiones entre uno y otro sistema previsional vigente en nuestro país.

Un llamado a los diputados y senadores, en general a los políticos a dejar de lado las disputas, los desencuentros, la pugna mezquina y centrarse en analizar y aprobar lo bueno del proyecto de pensiones y corregir o modificar lo malo del mismo, pero con altura de miras que es lo que les pide las personas que requieren urgente mejorar sus pensiones y dar señales de buenos deseos para los jóvenes de hoy que serán los pensionados del mañana.

 

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com