Un señor, a quien solo identificaré con sus iniciales M. y R., sorprendido –al parecer– por una entrevista que le hicieron en televisión a un Coronel de Ejército en servicio pasivo, manifestó en la página WEB del Diario Digital “El Periodista”, programa “Lo Justo y Necesario”, lo siguiente: ¿Qué hace ahí un milico hablando de política? (Copiado textual. Las correcciones ortográficas son mías).

  Como el tal “milico” era yo, le respondí: “Señor M. y R., lo de milico no era necesario. Si usted lee todos los comentarios de esta entrevista, positivos o negativos, ninguno busca insultar o denostar a nadie. ¿Para qué? Podemos conversar como gente decente y aportar al debate. Que finalmente es lo más importante. Pero no voy a perder la oportunidad de contestarle. Nunca es tarde para aprender, en lo particular, mientras más leo y más estudio, más ignorante me siento. Ejemplos de militares hablando de política no hay muchos, hay miles. Solo voy a darle algunos ejemplos. El ex militar y ex Presidente de Francia Chales de Gaulle, por 10 años Presidente de ese país, después de haber sido militar.

Fidel Castro, Presidente de Cuba (o ex Primer Ministro), fueron tantos años que ya no me acuerdo. Presidente de ese país después de ser militar. 

Para que decir, Hugo Chávez, Presidente de Venezuela por 14 años, después de ser militar.

Bueno así le podría nombrar a Franco en España o a varios ex Presidentes de Estados Unidos, también ex militares. Pero algo más reciente. El ex Capitán de Ejército Jair Bolsonaro, hoy Presidente electo de Brasil. Como ex militar estuvo varios años hablando de política y en muchos partidos. Parece que tan mal no lo hacía ya que siete veces fue Diputado reelecto y ganó su puesto de Presidente con ¡48 millones de votos! 

Y que me dice de los 11 ministros militares que estuvieron en el Gobierno de Allende. Por supuesto todos nombrados por él. Hasta el propio Comandante en Jefe del Ejército fue Ministro de Estado en el Gobierno de Allende”. Y ahora con más calma y más espacio, le agrego: no sólo fue Ministro del Interior y Ministro de Defensa, también fue Vicepresidente de la República de Chile. ¿Qué curioso no?

Es la mala memoria de los chilenos. Esa que se acuerda solo de una parte de la historia.  Nunca se acuerdan que siempre han sido los militares, de una u otra forma, los que han rescatado la democracia o, la han hundido para siempre, como en Venezuela.

Compare usted estimado lector y no pierda de vista a Brasil y su lema “Orden y Progreso”. Una nueva fórmula de entrar a la arena política de los militares, pero esta vez sin asonadas de cuartel, pronunciamientos o golpes de estado.

/Por Christian Slater Escanilla