Son sin duda muchos los litigios que hemos sostenido en el campo limítrofe con nuestros países vecinos, los que ciertamente ya están en un terreno bien definido, tanto en lo que respecta a su fundamentación jurídica internacional, como a la del trazado de sus respectivos mapas.

Sin embargo fue el acuerdo que firmaron ya hace 20 años los presidentes Eduardo Frei Ruiz Tagle y Carlos Saúl Menem , destinados a definir una larga controversia entre ambas naciones en el terreno correspondiente a “Campos de Hielo Sur”, hoy adquieren una especial connotación.

Es en esta área y en función a la definición de la soberanía de “Campos de Hielo”, donde Chile ha enfrentado en los últimos decenios una de las pérdidas más significativas, toda vez que Argentina y en una declarada ofensiva en el tema pretende remarcar y definir su territorialidad, ingresando su límite occidental a  la altura del Cordón Mariano Moreno y proyectando su delimitación al sur, en el nuevo trazado propuesto, de tal forma que podríamos perder un significativo espacio territorial, de acuerdo a los avances que  ellos han representado a la Comisión binacional, que trabaja desde 1998 en el tema.

Lo anterior representa un grave peligro, por el hecho de que ciertamente,  estrecharían aún más su contacto al pacífico, allanado el contacto con partes del Cordón al que no tenía acceso y dejándonos casi sin acceso al Monte Fitz Roy, en forma terrestre.

Frente a este hecho y a las declaradas intenciones de demostrar que en términos prácticos este territorio sería como parte de su soberanía, aventuraron a ingresar con una  patrulla militar como ocurrió el pasado mes de septiembre en el espacio del Circulo de los Altares.

Lo anterior nos debe hacer reflexionar y ajustar medidas que en lo diplomático desechen tales pretensiones,  en términos de mantención y cautela de nuestros espacios, pudiéndose en tal sentido: aumentar nuestros patrullajes en los territorios que jurídicamente son nuestros, que aún no se han modificado y de igual forma una mayor presencia de habitantes de la zona, particularmente de Villa O´Higgins.

Finalmente, es importante tener presente que el estudio de estas definiciones en forma objetiva y con toda la argumentación jurídica internacional, es el que nos traerá como fruto un buen resultado, sin que afecte a nuestra soberanía, siendo por ello fundamental que se tomen todos los resguardos necesarios para no hacer o generar nuevas concesiones territoriales.

/Por Patricio Torres Aguirre, Consultor Geopolítico y Estratégico