Indignada se encuentra la concejal de Revolución Democrática por Ñuñoa, Emilia Ríos, debido a que el pasado 8 de marzo la ceremonia de inicio del año escolar del colegio municipal Benjamín Claro Velasco contó con la bendición de un sacerdote, transformando a su juicio una “ceremonia pública” en “un acto católico”. El reclamo de la integrante del Frente Amplio se condice plenamente con las últimas propuestas del partido “Unidos Podemos” de España —principal referente de Jackson (RD) y Boric (MA)—, quienes piden eliminar la emisión de misas de los canales de TV y los capellanes de las FFAA.

Se trataba de un acto de la comunidad educativa, hasta que aparece en escena un cura de la comuna. Así, la ceremonia pública se transformó en un ‘rito católico’, donde no solo se ‘bendijo’ el lugar, sino que además se predicó por largos minutos y se llevaron cientos de rosarios para ser repartidos entre los niños y niñas de los colegios municipales de la comuna”, sostiene en una carta publicada este viernes en El Mercurio, la concejal de Revolución Democrática por Ñuñoa, Emilia Ríos.

En esa línea, la militante de RD asegura que la ceremonia fue un “claro aprovechamiento de una instancia pública para el posicionamiento de un credo religioso” y “qué fácil resultó negar siglos de discusión sobre la separación entre Estado e Iglesia, como base de una convivencia basada en el respeto, donde todos los credos tienen igual relevancia”.

Frente a esto, el abogado y académico de la Universidad Católica, Álvaro Ferrer, sostuvo a El Demócrata que “Estado laico no es lo mismo que Estado ‘laicista’. Que exista separación entre la Iglesia y el Estado no quiere decir que la Iglesia deba desaparecer del espacio público“.

64% DE LOS ALUMNOS TOMA CLASES DE RELIGIÓN

La directora de la Corporación de Desarrollo Social de Ñuñoa, Tania Alvarado, por su parte, explicó a El Demócrata que “el colegio tiene un número importante de niños que profesan la religión católica. La bendición que se realizó fue a las personas que estabamos ahí , en especial a los niños y cuerpo docente”.

De la misma forma, desde la municipalidad de Ñuñoa aseguraron a El Demócrata que el 64% de la matrícula que tiene el colegio Benjamín Claro Velasco, que son alrededor de 500 alumnos, toman clases de religión.

En tanto, Tania Alvarado aclaró que “el regalar rosarios fue un gesto del padre, que fue él quien lleva este regalo que claramente se le dio a las familias que profesan la religión católica. No se le entregó a quienes no lo querían, ni tampoco obligamos a nadie a llevárselo“.

“NINGÚN APODERADO PRESENTÓ UNA QUEJA”

Además, Alvarado aseguró que “ningún apoderado presentó una queja” y que “el acto de inauguración del colegio fue consensuado con el equipo directivo del colegio”.

Por su parte, Soledad Cabezas, apoderada de segundo básico del establecimiento, comentó a El Demócrata que “creo que esta ceremonia fue muy buena. Siempre en una inauguración hay una bendición de las personas que están ahí y, en este caso, fue para nuestros hijos”.

En esa línea, la apoderada del colegio sostuvo que “a nadie le molestó que hubiese un sacerdote, yo lo encontré súper bueno y los papás que estaban conmigo ese día también, pese a que algunos eran ateos. Independiente de la religión que una sea, siempre es bueno una bendición“.

SIGUIENDO LOS PASOS DE PODEMOS EN ESPAÑA

Por otro lado, la actitud de la integrante de Revolución Democrática sigue la línea de las propuestas que en las últimas semanas los dirigentes de “Podemos” —partido de ultra izquierda español— han planteado, como eliminar la transmisión de misas del canal TVE —Televisión Española— y quitar a los capellanes de las unidades militares.

/gap