Un grupo de investigadores del Instituto de Física Corpuscular (IFIC, CSIC-Universidad de Valencia) y del Instituto de Ciencias del Cosmos de la Universidad de Barcelona (ICCUB) publicó la primera tomografía de la Tierra utilizando neutrinos, en la revista científica Nature Physics.

Los científicos españoles lograron explorar el interior de la Tierra y realizar una medición completamente nueva de la masa de nuestro planeta por medio de neutrinos, basándose en los datos de IceCube, el mayor telescopio de neutrinos del mundo situado en la Antártida.

Los neutrinos, que se encuentran entre las partículas más abundantes en el universo, son capaces de atravesar el planeta sin inmutarse, por lo que pueden presentar información valiosa sobre la distribución de su densidad, en particular de zonas poco conocidas como el núcleo interno.

“Los neutrinos son las únicas partículas conocidas que pueden atravesar la Tierra. Esto es posible porque apenas interactúan con la materia ordinaria, la que vemos en el universo y que compone nuestro planeta y a nosotros mismos. Por eso se dice que el neutrino es la ‘partícula fantasma’, y se requieren enormes detectores para atraparlos”, subrayaron los investigadores.

Valor práctico de la investigación

Tradicionalmente, la densidad de la Tierra se extrapola de la forma en que se propagan las ondas sísmicas producidas por los terremotos. Sin embargo, las ondas sísmicas no pueden penetrar el núcleo interno, mientras que los neutrinos “lo atraviesan todo, ofreciendo valiosa información sobre el desconocido núcleo de la Tierra, donde se genera el magnetismo del planeta”, según explicó Andrea Donini, investigador científico del CSIC en el IFIC.

Para el estudio el equipo utilizó neutrinos atmosféricos, cuyas lluvias se crean cuando las partículas energéticas del espacio chocan con la atmósfera de la Tierra. Luego, estos atraviesan la Tierra, pero pueden ser absorbidos por los núcleos atómicos del material por el que pasan. Cuanto más denso es el material, mayor es la tasa de absorción, lo que, a su vez, permitió a los investigadores realizar un estudio de la densidad del planeta.

Aunque el mapa de densidad del interior de la Tierra, la masa del planeta y su momento de inercia calculados basándose en datos de neutrinos fueron consistentes con mediciones anteriores tomadas por otros medios, los investigadores señalaron que los resultados “demuestran la viabilidad de este enfoque para estudiar la estructura interna de la Tierra, que es complementaria a los métodos geofísicos tradicionales”.

/psg