La Presidente Michelle Bachelet dio la cara respecto a la publicación que reveló que su hija Sofía posee media hectárea a 12 kilómetros del lugar en donde se emplazaría el proyecto minero Dominga. La Jefa de Estado admitió que ella es quién compró los terrenos para sus hijas —se los compró a su nuera Natalia Compagnon.

 Bachelet dijo que”no hay nada raro” en que ella, la Presidente de la República, haya comprado terrenos que se verían beneficiados por la construcción de la minera Dominga. “Aquí no hay nada raro, es un lugar, a mí la región me encanta, en un lugar tranquilo para algo familiar“, dijo Bachelet a la prensa.

Frente a esta investigación, desestimó que esta adquisición tuviese relación con el rechazo del proyecto minero Dominga. “A mí me sorprende cómo transforman cosas que son normales en algo que pareciera pecaminoso. Mi hija ni siquiera sabía, fue una decisión mía, que yo tomé para dejarles algo para el futuro de ellas, así que no tiene nada que ver con Dominga”, aseguró.

BACHELET: “ESTO NO ES NEGOCIO”

Respecto al hecho investigado, dijo que “de verdad a mí me sorprende. Mi hija está muy afectada, realmente de algo que no es de su responsabilidad, ella no quería y que no quería decírselo“.

En la misma línea afirmó que “esto no es negocio“, en relación a que los terrenos comprados por Natalia Compagnon y ella no se verían beneficiados por la construcción de la minera Dominga.

Informó que la compra la hizo su nuera, Natalia Compagnon, y ofreció el terreno a un grupo de personas y Bachelet aceptó la oferta.

Finalmente hizo un llamado a no involucrar a su hija (foto) en el tema. “Dejen a mi hija tranquila. Ella no tiene nada que ver en esto. Fue una decisión que yo tomé, después se las comuniqué cuando tuvieron que ir a firmar, pero la verdad, es que no hay nada de negocio en esto. Este era una cosa recreativa”, concluyó.

Fuente: El Demócrata

/gap