Cerca de 60 personas llegaron hasta la sede de la Democracia Cristiana para participar del consejo nacional ampliado de la colectividad. En la instancia se abordó, por primera vez a gran escala, el conflicto interno que generan las futuras alianzas políticas y electorales del partido.

Si bien el encuentro había generado gran expectativa, solo llegaron dos representantes de la Cámara Alta, las senadoras Carolina Goic y Ximena Rincón, quienes tampoco participaron de todo el debate, por otros compromisos. De hecho, algunos de los asistentes cuestionaron que los legisladores plantearan su posiciones por la prensa y no en las instancias internas formales.

Pese a las ausencias, el presidente del partido, Fuad Chahin, fue el encargado de abrir el debate. Luego vino el turno del exministro Genaro Arriagada, quien expuso un análisis de la estrategia para vincularse a la oposición. En su argumentación el cientista político aseguró que la DC hoy debe concentrar sus esfuerzos en fortalecer su identidad y recién a fines de 2019 o en 2020 materializar posibles alianzas. Misma posición que empuja la directiva.

/gap