Crear empleos de calidad, reducir la pobreza y proteger la clase media, modernizar el Estado, aumentar y mejorar la calidad de la inversión, incrementar la productividad y desarrollar el mercado de capitales. Esos fueron algunos de los nueve ejes y 100 medidas de la comisión de Desarrollo Integral presentados ayer por el Presidente Sebastián Piñera. Pasadas las 9 de la mañana llegaron hasta La Moneda los integrantes de la quinta mesa de trabajo convocada por el gobierno en el marco de los Acuerdos Nacionales.

Pero el día no solo estuvo marcado por las propuestas entregadas al Jefe de Estado, sino que también se dio a conocer el Imacec del mes de septiembre, el que mostró un crecimiento económico de 2,3%. Cifra que muestra la menor expansión económica en lo que va del año.

En conversación con “El Líbero” el economista y consultor externo del Banco Mundial, Patricio Arrau aborda las propuestas anunciadas por el Jefe de Estado y el crecimiento económico.

-¿Cómo fue el trabajo desarrollado en la comisión?

Para todos los que participamos fue una muy grata experiencia porque tuvimos que hacer un esfuerzo grande por ponernos de acuerdo en el marco general del informe. Fue muy grato haber visto que en ocasiones se presentaban debates y diferencias respecto a algunos puntos, pero finalmente fuimos capaces de ir incorporando las miradas de los otros.

-¿En qué ejes se percibieron algunas diferencias?

-Tiene que ver con temas más complejos, por ejemplo, cómo abordar el tema del empleo hacia el futuro. Estamos pasando por una revolución tecnológica donde vienen temas de la robotización, la automatización y todo eso estuvo muy presente en muchos de los capítulo. Pero, finalmente, pudimos ir poniéndonos de acuerdo en expresar las cosas de una manera que fuera aceptable para los demás.

-¿Cuál es su evaluación de las 100 propuestas? ¿Considera que quedaron algunos temas fuera?

-Lo que hay que rescatar es que estamos hablando de reimpulso hacia un desarrollo integral. Si en algún minuto nuestro proceso de desarrollo fue por muchos años desarrollo económico, hoy día hay una claridad de que el desarrollo 2.0, o esta segunda transición hacia el desarrollo, es un desarrollo integral, no es solamente económico. Se trata de hacer un esfuerzo por mucha más inclusión, reduciendo y eliminando la pobreza, protección a la clase media, igualdad de trato, estamos hablando de mejorar la vida de todo el mundo. Pudimos haber caído en el típico debate Estado versus mercado, pero lo esquivamos porque es un debate de tiempo pasado y no de los tiempos futuros. En los tiempos futuros se trata de que el Estado sea coordinador, aglutinador y que convoque a todos los actores, a toda la sociedad civil en distintas instancias para ir resolviendo los problemas.

-¿En los gobiernos anteriores faltó que se acuñara el término “desarrollo integral”?

No hicimos ningún debate sobre lo bien o mal de cualquier gobierno anteriorel punto de partida es una mirada de futuro donde sí queda muy claro que tenemos que seguir desarrollando a partir de lo obrado, es lo obrado en el pasado, el reconocimiento de los logros y de los claros y los oscuros del pasado donde debemos seguir empujando hacia delante. Solamente vamos a lograr el desarrollo de aquí a la próxima década siempre y cuando sigamos en esta línea de seguir sobre lo obrado y en una búsqueda permanente de acuerdos.

/Entrevista de Javiera Barrueto para El Líbero