El Gobierno de Bolivia citó al cónsul chileno Manuel Hinojosa, para entregarle de manera formal “su más enérgico reclamo” por la detención de siete funcionarios aduaneros y dos militares bolivianos en la frontera de ambos países.

En la carta, La Paz recalcó que es “una detención arbitraria con agravios físicos” que ocurrió en terreno boliviano, por lo que exigió “la inmediata liberación de los nueve ciudadanos que han sido secuestrados y se encuentran en territorio chileno”.

Según Bolivia, un operativo policial detectó tres camiones con contrabando y pudo detener a uno de ellos, con patente chilena, mientras que los otros escaparon a Chile.

/gap