Una verdadera conmoción en redes sociales causó la renuncia de César Leiva, el comunity manager a cargo de Contralorito, la mascota de la Contraloría General de la República, ya que denunció amenazas y hostigamientos hacia su persona “por grupos minoritarios, pero bastante violenttos“.

Pero no solo eso, ya que el publicista también aseguró que hubo “un antes y un después” tras un oficio del diputado Juan Antonio Coloma, lo que habría expuesto su identidad al público, algo que el parlamentario de la UDI reconoció a Publimetro que es “el derecho que tenemos todos los chilenos“.

“Solicité saber quién era o quiénes eran el grupo de personas que manejaban esas redes sociales, cuestión que todos los chilenos tenemos el derecho a saber, tal como ocurre en todos los ministerios, municipios y órganos del Estado”, dijo el congresista. Coloma aseguró que “ante esa solicitud, los mismos encargados de las redes señalaron quiénes eran“.

Sobre las amenazas y el hostigamiento que recibió Leiva y lo llevaron a renunciar, el diputado condenó “total y absolutamente” estos actos, asegurando que “deben ser siempre investigados y ojalá se condene a quienes realizan estas cobardes amenazas”.

Finalmente, ante la pregunta si pensó el parlamentario lo que podría generar dar a conocer la identidad de la persona detrás de Contralorito, reiteró su condena total “ante cualquier tipo de amenaza u hostigamiento hacia él o cualquier otra persona”.

/gap