El ex vicepresidente de los Estados Unidos Joe Biden es el líder preliminar para la nominación del Partido Demócrata de 2020, de acuerdo con una encuesta de opinión de la consultora Ipsos sobre una carrera que está previsto que tome forma rápidamente para desafiar al mandatario republicano Donald Trump, ante quien muestra una considerable ventaja en una hipotética elección.

El compañero de fórmula de Barack Obama recibió un 29 por ciento del apoyo en el sondeo difundido este miércoles, que consultó a más de 38 mil votantes en 37 estados del país.

Bernie Sanders tiene una alta llegada entre los jóvenes, pero su mensaje socialista es considerado algo extremo por el establishment demócrata (AP)
Bernie Sanders tiene una alta llegada entre los jóvenes, pero su mensaje socialista es considerado algo extremo por el establishment demócrata (AP)

En segundo lugar se ubicó el senador Bernie Sanders, un independiente que hizo un intento fallido por ganar la nominación demócrata en 2016. El congresista, reelecto este martes, tuvo el 22% de los votos de la encuesta.

El resto de las preferencias se dividió de manera ajustada entre los senadores progresistas Cory Booker, de Nueva Jersey, Elizabeth Warren, de Massachusetts, y Kamala Harris, de California.

Buenas perspectivas contra Trump

Todos los demócratas mostraron un buen desempeño en un enfrentamiento hipotético contra Trump medido en voto popular.

Antes de que se inicien los desembolsos de dinero para las campañas, la encuesta detectó que Biden tendría el mejor desempeño frente a Trump, con un 51 por ciento del voto popular frente a un 39 por ciento del actual mandatario.

Sanders, Booker y Harris, en tanto, también derrotarían a Trump a nivel nacional con un considerable margen si las elecciones fueran hoy.

La mejor perspectiva para el actual presidente sería, según esta encuesta, contra el senador Booker, en una carrera hipotética que perdería por solo 4 puntos porcentuales medido en votación popular. De todas formas, cabe precisar que Hillary Clinton venció a Trump en números totales, pero la votación se decide por el sistema del colegio electoral.

Donald Trump, Mike Pence (AP)

Donald Trump, Mike Pence (AP)

En el lado republicano, un 65% de votantes dijeron que nominarían nuevamente a Trumppara representar a su partido, según el sondeo. Un 11 por ciento indicó que preferiría al vicepresidente Mike Pence y un 12% respondió no saber quién debería ser el nominado.

Las tasas de aprobación de Trump han estado estancadas por debajo del 50 por ciento desde que asumió el cargo (y por momentos debajo del 40), pero su popularidad dentro del partido hará que cualquier potencial rival interno tenga pocas opciones.

Las otras opciones

Las encuestas de opinión en esta etapa de la carrera tienden a estar ampliamente dominadas por quienes tienen un mayor reconocimiento de su nombre entre el público, en detrimento de las figuras en ascenso más nuevas.

Por ejemplo, en 2014, una encuesta similar del lado republicano apuntaba a Jeb Bush como favorito, pero finalmente perdió contra el sorprendente Trump.

Los demócratas, montados sobre una ola de optimismo por su triunfo en la Cámara de Representantes, entran al ciclo presidencial sin un favorito claro para la nominación por primera vez desde el inicio de la campaña del 2004.

La oposición lidia con preguntas como qué candidato, estrategia y aproximación es la más adecuada para derrotar a Trump en las elecciones del 3 de noviembre de 2020. Muchos demócratas ingresarían a la carrera en una etapa inicial, o sea en pocos meses.

Andrew Gillum y Beto O’Rourke fueron derrotados, pero la movilización que consiguieron los mete en la lista de posibles candidatos (Reuters)

Andrew Gillum y Beto O’Rourke fueron derrotados, pero la movilización que consiguieron los mete en la lista de posibles candidatos (Reuters)

Aun campañas que no llegaron a buen puerto, como la de Andrew Gillum, que perdió su apuesta para ser el primer gobernador afroamericano de Florida y la de Beto O’Rourke, que no logró ser senador en la conservadora Texas, dejaron lecciones de cómo dar la batalla en sectores afines a Trump.

“El modelo para 2020 es Andrew Gillum y Beto O’Rourke”, dijo Neera Tanden, presidente del liberal Center for American Progress. “El nominado tiene que generar bases de apoyo de gran escala e ir a todas partes y llegar a todos“.

La campaña para las elecciones de medio mandato mostraron el poder de Trump y del movimiento #MeToo para motivar a las mujeres, que llevó a una cifra sin precedente de candidatas y alentó a mujeres a considerar sus opciones para el 2020, como las senadoras Kamala Harris, Elizabeth Warren, Kirsten Gillibrand y Amy Klobuchar.

/gap