Oficialmente, luego que el árbitro chileno Roberto Tobar, inspeccionara la cancha de La Bombonera, se decidió suspender el partido debido a la intensa lluvia caída en Buenos Aires.

El encuentro se jugaría mañana domingo a las 16.00 horas

Fue imposible. Luego de más de doce horas de diluvio en Buenos Aires, se suspendió el partido de ida de la final de la Copa Libertadores 2018 entre Boca y River, en la Bombonera. De esta manera, según el reglamento de la CONMEBOL la reprogramación sería el domingo 11 de noviembre, a las 16.

Cayó demasiada agua. De hecho, llovió en menos de doce horas lo mismo que en un mes. Pese a que hay más de 25 mil personas en la Bombonera, la CONMEBOL decidió suspender el encuentro. El campo de juego de la Bombonera no se vio inundado pero sí saturado de agua.

La jornada tuvo todo tipo de situaciones. Alrededor del mediodía, el cielo parecía despejado y todo indicaba que se iba a jugar. Con el correr del tiempo, la lluvia se intensificó. El rumor de que el partido se reprogramaría para las 19 de Argentina tomaba fuerza. Al final, las autoridades determinaron que era imposible que se disputara el encuentro, por lo que se reprogramará. ¿Cuándo se jugaría? Según el reglamento, deberá ser el domingo 11 de noviembre, aunque no se descartan otras fechas.