El Gobierno logró que su proyecto que permite un segundo retiro del 10% fuera aprobado en su idea de legislar en el Senado, tras el rechazo -en esta misma jornada- de la reforma impulsada por la Cámara de Diputados y que fue enviada por La Moneda al Tribunal Constitucional.

La decisión se tomó luego de que el Ejecutivo pudiera alinear a los legisladores de Chile Vamos quienes respaldaron en bloque el texto que señala que éste es un retiro único. A excepción del senador Felipe Kast (Evópoli) que se abstuvo.

Además desde la oposición también se cuadraron, apuntando a que es necesario que se pueda acceder al 10%, pero como la ofensiva en el TC podría bloquear la reforma, la mayoría de ellos votó a favor para que no quedar sin ningún proyecto que así lo permita.

Con esto, el proyecto de ley del Gobierno se aprobó en general con 35 votos a favor, uno en contra y cinco abstenciones.

Con la aprobación en general se respaldó también que no podrán hacer retiros las más altas autoridades (como parlamentarios y ministros), la entrega de los montos podrán ser entregado por las AFPs en dos cuotas y no se considera un reintegro de los fondos retirados.

El debate

“Este Gobierno ordenó su gente y vamos a ir a la comisión mixta, donde requerirá igualmente el quorum y si Chile Vamos se ordena, ese proyecto está destinado a fracasar. Bajo ese realismo político tenemos que ver este proyecto que ha sido arreglado en comisiones unidas en el Senado”, argumento el senador Francisco Huenchumilla (DC) quien a pesar de las críticas votó a favor.

Por otro lado, el senador del PPD, Ricardo Lagos Weber, quien también lo aprobó cuestionó el “déficit de conducción del Gobierno”. “La primera escena fue un Gobierno que decía que el primer retiro era inconstitucional, a uno que -cinco meses después- en una segunda escena presenta uno para retirar el 10%. Como que se subió un poquito tarde al carro”.

“Nosotros convocamos al Presidente para que presentara una propuesta y él se hizo eco. No estuvimos de acuerdo, pero valoramos la disposición de los ministros de acoger las indicaciones presentadas”, dijo en tanto el senado David Sandoval (UDI) quien en un principio había apoyado la reforma de la diputada Jiles pero hoy se abstuvo para apoyar el del Gobierno.

“Lo importante no es que gane la oposición, lo importante es que gane la gente”, apuntó el presidente del Partido Socialista, senador Álvaro Elizalde, quien hizo duras críticas al Ejecutivo.

A él se sumó el también legislador del PS, Juan Pablo Letelier quien indicó que “el camino de una reforma constitucional murió porque los senadores de Chile Vamos no dieron su voto (…). A mí no me gusta el Presidente Piñera, los que creen que el Presidente se va a hacer más popular por este proyecto, no entienden nada. Este proyecto se logró porque senadores del frente advirtieron el costo político que podría tener esto, esa es la verdad”.

Impuestos

Otro punto que fue debatido por separado sobre la iniciativa presentada por el Gobierno el miércoles pasado y que está en su primer trámite legislativo fue el de los impuestos tras la presentación de una indicación los senadores Yasna Provoste (DC), Adriana Muñoz (PPD) y Carlos Bianchi (Ind) con el que buscaron que el retiro no esté sujeto a impuestos (para ningún tramo).

Sin embargo, tras una dura discusión en la que participó el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, quien se negó a respaldarla aludiendo a su inconstitucionalidad porque explicó que es prerrogativa exclusiva del Presidente de la República, la indicación fue declarada inconstitucional y no fue votada.

Según salió de las comisiones de Hacienda y Trabajo, el proyecto contempla impuestos (por norma general) para quienes tienen una remuneración mensual sobre $700.000. El objetivo de estos senadores de oposición era dejar este proyecto lo más similar a la reforma de la Cámara, aspirando a que el giro quedara sin impuestos para todos los tramos, sin embargo, esto no prosperó.

La iniciativa pasará ahora a la Cámara de Diputados a su segundo trámite legislativo, en paralelo a la reforma impulsada principalmente por la diputada Pamela Jiles (PH) que pasó a tercer trámite a una comisión mixta, ello a pesar de la ofensiva del Ejecutivo en el TC.

Según han manifestado algunos diputados de oposición y oficialismo desde ya, cuando sea su turno de revisar el proyecto -lo que se espera ocurra la próxima semana-, le buscarán incorporar impuestos, pero solo para las rentas más altas (cuya remuneración mensual sea sobre $2,5 millones).

/psg