Los niveles de volatilidad reflejan que los inversionistas se están preparando para episodios de turbulencia no solo el día de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, sino también durante las semanas siguientes.

A poco más de un mes para el día de las elecciones, los movimientos del mercado indican que la incertidumbre permanecerá y los precios de los activos tardarán en internalizar el resultado.

“Advertimos que los participantes del mercado deben prepararse para “las semanas de elecciones” en lugar del resultado del día de las elecciones, ya que el recuento de votos podría tardar semanas en procesarse debido al alto nivel de votos ausentes”, escribió JP Morgan.

El temor es que los resultados de la votación del 3 de noviembre podrían no ser lo suficientemente claros como para determinar un ganador en una sola jornada.

Si bien el VIX -índice que mide la volatilidad de los mercados- se mantiene estable, las dudas se evidencian en los futuros del índice. En concreto, los contratos futuros del VIX a octubre se han elevado, lo cual permite incorporar las turbulencias ligadas al 3 de noviembre. En la misma línea, los futuros del VIX a noviembre se ubican en niveles aún más altos que los registrados en marzo, dando cuenta los temores por un retraso en los resultados electorales.

“La volatilidad implícita del período de elección es más alta que en marzo. El futuro del VIX de octubre, que hace referencia al período que incluye las elecciones del 3 de noviembre, y el futuro del VIX de noviembre, cuya alza se podría explicar por la preocupación de que los resultados de las elecciones tarden más de lo normal en procesarse, se han recuperado con fuerza. Esto en consonancia con los temores de los inversionistas sobre un período de alta volatilidad en torno a las elecciones estadounidenses. En niveles de 31 puntos y 33 puntos, respectivamente; ambos plazos se ubican en niveles más altos que los registrados en marzo y durante los períodos de alta volatilidad del primer semestre del año”, explicó Goldman Sachs en un reporte.

Para Wells Fargo, la reacción que podría tener el S&P500 ante el triunfo de Trump o Biden debiese ser “bastante simple”. El banco de inversión norteamericano explica que la correlación entre las probabilidades de que Trump gane las elecciones y el movimiento del S&P500 permiten anticipar los escenarios.

“Creemos que una disminución de las posibilidades de Trump daría lugar a un movimiento de aversión al riesgo y haría que los rendimientos de los bonos del Tesoro a largo plazo siguieran al alza. En adelante, estamos seguros de que las acciones y las probabilidades electorales seguirán correlacionándose”, detalló Wells Fargo.

¿Trump o Biden?

Según una encuesta realizada por el Washington Post y ABC News, Biden tiene una ventaja de 10 puntos porcentuales sobre Trump. En tanto, un sondeo realizado por The New York Times reveló que Biden cuenta con una ventaja de ocho puntos.

Un estudio realizado por el área de Renta Variable de Bloomberg Intelligence, afirma que la historia indica que el S&P500 registra un mejor desempeño con presidentes demócratas.

“Desde el inicio del índice, los rendimientos medios del S&P 500 para los mandatos presidenciales demócratas superaron a los de los republicanos en un promedio anual de 361 puntos base. El único escenario en el que los promedios históricos favorecen al liderazgo republicano sobre el demócrata en la Casa Blanca es cuando la Cámara y el Senado son republicanos, como en 2003-07 y 2017-19”, dice el estudio. El S&P500 acumula un alza de 3,74% en lo que va del año y se ubica en los 3.351 puntos.

JP Morgan tiene una postura optimista respecto al desempeño del mercado de renta variable de EEUU, a pesar de las señales de volatilidad. Eso sí, los analistas destacan que la clave estaría en si los republicanos logran retener el control en el Senado.

“Los mercados han transado con un cierto rezago en las últimas semanas, por lo que cualquier claridad anterior podría respaldar positivamente a los mercados. Un escenario de “ola azul” o triunfo demócrata, produciría cambios más importantes en la política, pero si los republicanos retienen el Senado o la Casa Blanca, nuestros analistas no esperan importantes políticas fiscales o federales”, explicó el banco de inversión.

Así, JP Morgan espera que el S&P500 alcance nuevos máximos de 3.600 puntos a finales de año. “Dado que los fundamentos y las tendencias del balance continúan mejorando, anticipamos ganancias por acción del S&P 500 de US$136 para 2020 y de US$170 para 2021, respectivamente”, se lee en el reporte.

/psg