Sin respuestas claras y con una notoria incomodidad amaneció buena parte de la izquierda chilena – sobre todo el Frente Amplio- ante lo que se aventura como una nueva crisis por el impacto por la, hasta ayer, desconocida cita en París entre el diputado Gabriel Boric (MA) con el ex frentista condenado por el crimen de Jaime Guzmán, Ricardo Palma Salamanca. Y la incomodidad comenzó a cundir hoy temprano, si no durante la tarde de ayer, cuando a la información se agregaba que Boric no visitó al “Negro” solo: con él fue la diputada RD Maite Orsini. Ambos, a la vuelta de un viaje parlamentario a Palestina, hicieron escala en Paris y se juntaron con el ex subversivo.

Los parlamentarios no habían comunicado esta actividad, y es dable pensar que seguiría siendo desconocida si no hubiese sido publicada ayer por Reportajes de La Tercera.Y el hecho de que Boric haya opinado en público sobre el asilo concedido por Francia a Palma Salamanca omitiendo el dato de su encuentro con él, levantó cuestionamientos dentro de su bloque.

El rol de Orsini, además, complicó la postura de RD. Según un comunicado que difundió esta mañana -cuando la presión se hacía muy intensa-, la diputada no le informó a su partido de la visita a Palma Salamanca. Y si ya el tema Boric era incómodo, ahora claramente había poca explicación que dar.

Todo esto, además, mientras RD busca acercar posiciones con el Partido Socialista, colectivo que también se ha complicado en fijar posición ante el episodio, y donde la opción de buena parte de sus parlamentarios y dirigentes -al menos esta mañana- fue la misma: silencio.

El texto difundido por el equipo de la diputada -y que ella posteó en Twitter- dice: “Como es sabido por la opinión pública, en París, se efectuó una reunión con Ricardo Palma Salamanca. Con posterioridad a eso me he referido sin matices a que condeno el asesinato a Jaime Guzmán. Opinión que me he formado a partir de varios factores, incluyendo aquella reunión de la que participé junto al diputado Boric”.

“Aclaro también que esta reunión no estaba en conocimiento de mi partido y entiendo las críticas a la pertinencia de esta. Del mismo modo, creo que es también pertinente atender la lectura que hace la Oficina Francesa de Protección de Refugiados (OFPRA) y del mismo modo respetar el actuar de tribunales tanto chilenos como franceses”, continúa.

Agregó que “mi compromiso está con hacerme de opiniones con la mayor base posible y esperar siempre que la justicia actúe tanto respetando garantías como combatiendo la impunidad”.

Anteriormente (el 5 de noviembre, cuando ya se sabía lo del asilo), la diputada había dicho en el programa ‘Mentiras Verdaderas’ que “lo primero que quiero aclarar es que el asesinato de un senador no tiene ninguna justificación más allá de la opinión que tengamos de su rol en la dictadura. Lo que estamos debatiendo es si corresponde o no que se le haya otorgado asilo y por otro si corresponde la solicitud de extradición. Y sobre eso último, como abogada, me he formado la convicción de que existen fundamentos jurídicos, basados en el derecho internacional para sostener que es improcedente”. Una posición, por lo demás, bastante coincidente con la de Boric.

Temprano en la mañana, La Tercera PMintentó contactar incansablemente a Maite Orsini para confirmar las versiones que apuntaban a que ella había asistido a la cita con Boric. Lo único que dijeron desde su equipo, nunca ella, es que efectivamente había ido a Paris. Tampoco estaba ubicable Boric.

Mientras, la directiva de Revolución Democrática estuvo reunida esta mañana a puertas cerradas para abordar la situación de Orsini. Desde el partido de Giorgio Jackson no quisieron abordar el asunto públicamente, partiendo por él (aunque sí había opinado sobre la cita Boric-Palma). También guardó silencio el diputado Jorge Brito quien estuvo con Boric y Orsini en Palestina pero optó por quedarse más días ahí.

¿El resto del Frente Amplio? Silencio. La ex candidata presidencial, Beatriz Sánchez, optó por ese mismo camino consultada por La Tercera PM; también lo hizo el alcalde de Valparaíso y compañero de movimiento de Boric, Jorge Sharp, y el diputado del Partido Liberal Vlado Mirosevic que decidió no hacerlo porque es parte de la comisión de ética de la Cámara.

Quien sí salió a opinar -y cuestionar- a Boric fue uno de sus rivales en el FA, el ex precandidato presidencial Alberto Mayol, para quien es “una señal política incomprensible”. Observó que “es complejo pensar que era una reunión privada y que ahora emerge porque alguien entregó la noticia” y que “es una conducta que lo expone innecesariamente a él, lo pone en una situación, como dijo la UDI, vamos a revisar toda la legislación para ver si podemos usar algo en su contra. Él tiene que saber que anda con el cargo de diputado siempre puesto”.

Sobre el argumento de fondo de Boric, sostuvo que “es evidente que en Chile durante mucho tiempo no hubo condiciones para un juicio justo. De que si eso implica que todos los juicios que se cursaron en la época son inválidos, eso nos anularía por completo como posibilidad de desarrollo de la dimensión judicial en Chile. Sería un poco absurdo. El argumento que establece esta institución francesa es al menos estudiable como posible, y que tiene visos de realidad”.

¿Y en la ex NM? También criticó ese argumento el presidente del PPD, Heraldo Muñoz: “No me parece el argumento de Boric, pues de seguir este razonamiento habría que dejar sin efecto los fallos de la justicia en esos años, incluyendo las primeras condenas a agentes de la dictadura. Además, la solicitud de extradición de Palma Salamanca se realizó en plena democracia por la unanimidad de la segunda sala de la Corte Suprema, integrada por jueces con trayectoria transparente en materia de derechos humanos”.

Y el senador Ricardo Lagos Weber acotó que “sobre sus reuniones personales él es quien debe buscar la forma de hacerlas públicas e informarlas. Yo creo que no fue adecuado debido al contexto en que se dan las cosas . Yo valoro que Boric haya condenado de manera categórica el asesinato como herramienta política.