El árbitro chileno, Roberto Tobar, valoró los elogios hacia su cometido en la primera final de Copa Libertadores entre Boca Juniors y River Plate.

En conversación con CDF, el colegiado nacional relató que “estar ahí era una motivación, entrar y tratar de hacer todo bien, estar encima de los jugadores, encima del balón, para que no pasara nada y que al final del partido ganara el fútbol“.

“Estábamos al tanto de la expectativa de este compromiso y veníamos con la confianza de hacer muy buenos partidos en Copa Libertadores. Sabemos que el folclor que produce este partido es muy grande, pero teníamos confianza de lo que hacemos en cancha“, subrayó.

obar admitió que existen algunos jugadores “temperamentales” en ambos planteles, pero sostuvo que “supimos manejarlo, supimos conversar, llegar a ellos y tener credibilidad”.

Fue bastante la cooperación que tuve de los jugadores para que saliera un partido muy bonito, de mucha intensidad, un juego muy dinámico, de mucha potencia. A los que nos gusta el fútbol, brindaron un excelente espectáculo”, destacó.

Finalmente, sobre la suspensión por lluvias del sábado, Tobar sostuvo que “creo que fue la mejor decisión”, porque “la cancha estaba muy anegada, era imposible que los jugadores realizaran un buen fútbol”.