A lo largo de nuestra curiosa historia se han documentado sucesos inexplicables e incompresibles, fenómenos que, sin ninguna explicación lógica, solo pueden describirse como milagros. Sorprendentemente, la mayoría de la población humana cree en el concepto de milagros, pero rara vez estos hechos son comentados públicamente. Sin embargo, este tipo de misticismo lo encontramos en varias culturas en todo el mundo, en todas las etapas de la historia humana. El budismo es un gran ejemplo, con una fe ciega en seres humanos con superpoderes, el poder de la conciencia humana, la curación a distancia, etc.

Pero más allá de las creencias religiosas, la historia está llena de milagros médicos, que demuestran que hay fronteras dentro de nosotros tan misteriosas y enigmáticas como los confines más lejanos del universo. Y aunque la frase “milagro médico” para la comunidad científica significa una situación en la que una persona se recupera inesperadamente a pesar de tener un pronóstico desfavorable, para otros se trata de un acto divino, una curación por fe. Sea cual sea la explicación, ahora en la lista de “milagros médicos” hay que sumarle un nuevo caso. Paul Wood, un sacerdote y voluntario comunitario de Lodi, California, fue diagnosticado con un tumor cerebral maligno, pero se curó inexplicablemente sin ningún tratamiento médico.

Un nuevo milagro médico

Hace varios meses, Paul Wood, un sacerdote y voluntario comunitario de Lodi, California, fue diagnosticado con un tumor cerebral maligno después de sufrir fuertes dolores de cabeza, e inmediatamente recurrió a su fe y al apoyo de su comunidad local. Wood dijo que comenzó a sentirse mal hace varios meses.

“Tenía fuertes dolores de cabeza, no podía caminar por el pasillo sin agarrarme a las paredes”, dijo Wood a la cadena de televisión estadounidense KOVR.

tumor cerebral milagro medico - Médicos no pueden explicar cómo el tumor cerebral de un sacerdote desparece justo antes de ser operado, ¿milagro médico?

Después de varias visitas a su médico de cabecera, este le recomendó que visitara a un neurocirujano de la Universidad de California en San Francisco. El especialista le diagnosticó inicialmente una hemorragia cerebral, pero un radiólogo detectó el tumor cerebral maligno. Wood hizo lo que cualquier cristiano haría. Se dirigió a Dios y también pidió a sus hermanos y hermanas que rezaran por él.

“Mi teléfono estaba explotando literalmente, mi Facebook era oración tras oración, en toda California”, recordó Wood.

Fue entonces cuando sucedió lo inexplicable. El día anterior a la fecha programada para someterse a la operación, los médicos se vieron obligados a cancelar la intervención. El tumor desapareció. No había ningún rastro. Simplemente ya no estaba. Wood publicó en su cuenta de Facebook una tomografía de su cabeza que le hicieron en el hospital.

“Esto fue en julio del 2018, en la parte inferior derecha se puede ver el tumor en el lugar del círculo blanco, ahora ha desaparecido”, comentó el sacerdote californiano. “Si no crees en Dios y crees que no hace milagros, explica esto. El tumor desapareció y los médicos no puede explicarlo, están de acuerdo en que se trata de un milagro. Es un milagro y así es como Dios lo planeó.”

El Dr. Richard Yee, el neurocirujano que atendió a Wood, no puede explicar por qué el tumor ha desaparecido completamente y reconoció que algunas cosas no pueden explicarse médicamente.

“Hacemos pruebas y tenemos tecnología médica y tratamos de llegar a una conclusión… a veces suceden cosas que no podemos explicar”, dijo el Dr. Yee.

Por su parte, Jason McEachron, el pastor de la Iglesia Gravity, donde Wood es miembro, cree que hay un poder superior que ha intercedido, especialmente cuando se trata de oraciones.

“Siguió diciendo: ‘no importa lo que me pase, voy a estar bien. Confío en Dios’”, dijo McEachron a los medios estadounidenses. “Y eso fue una inspiración para muchas personas a su alrededor”.

Wood dice que está contento de tener una segunda oportunidad en la vida y cree que ahora debe enseñar a otros sobre la esperanza. Los médicos están tan sorprendidos por su milagrosa recuperación que le han pedido a Wood que participe voluntariamente en unas investigaciones.

tumor cerebral milagro - Médicos no pueden explicar cómo el tumor cerebral de un sacerdote desparece justo antes de ser operado, ¿milagro médico?

El poder de la oración, según la ciencia

El caso de Paul Wood ha reabierto el debate en la comunidad científica sobre si las oraciones pueden curar la enfermedad. Lo que muchas personas desconocen es que la ciencia ha intentado demostrar si la oración puede curar una enfermedad y los resultados fueron simplemente increíbles. Algunos científicos reconocen que el poder curativo de la oración es innegable. El Dr. Harold G. Koenig, psiquiatra en la facultad de la Universidad de Duke, dijo que las actividades como leer la Biblia o rezar tienen un efecto positivo en la salud en general, desde un nivel psicológico, un mejor funcionamiento social y también a nivel físico.

Curación espiritual

Aquellos que defienden la curación espiritual aseguran que este método identifica la fuente subyacente de la enfermedad. La medicina moderna trata los síntomas, mientras que la curación espiritual entiende las causas. Los expertos en la materia nos dicen que la energía negativa está presente en el 99% de las personas que viven en la sociedad moderna y muchas de las enfermedades que sufrimos tienen su origen en los pensamientos, que llevan energía a través de tu cuerpo. Si tus pensamientos son negativos, entonces los bloques se crean a lo largo de las líneas de nuestros meridianos. Los pensamientos negativos más comunes son la preocupación, el estrés y el miedo.

Además, lo que tenemos tener en cuenta es que todas las enfermedades incurables como el cáncer tienen una causa espiritual y están predestinadas. Sólo a través de una amplia práctica espiritual se puede superar el destino. La práctica espiritual puede revertir el destino, en el que una persona se cura de la enfermedad que amenaza su vida o se protege del dolor y el sufrimiento causados ​​por tales enfermedades.

Sin duda, es asombroso que, a pesar de todos nuestros avances y tecnologías, el cuerpo humano aún sigue siendo un misterio que nos sorprende continuamente. En la actualidad todavía no sabemos de qué son capaces de hacer nuestros cuerpos o cómo funcionan, y esto va más allá cuando se trata de los llamados “milagros médicos”, situaciones que nuestro conocimiento actual nos dice que no deberíamos poder curar sin la ayuda de la medicina.

/psg