La justicia de México rechazó la solicitud de extradición a Chile del ex frentista Raúl Escobar Poblete, “Comandante Emilio”, requerido en nuestro país por el secuestro de Cristián Edwards del Río, ocurrido entre 1991 y 1992.

La información aparece hoy en La Tercera, que consigna que se trata de un nuevo revés para las autoridades chilenas, tras el asilo concedido por Francia a Ricardo Palma Salamanca, condenado por la muerte del senador Jaime Guzmán y también por el plagio de Edwards.

También detalla que es la primera de dos solicitudes que Chile realizó en busca del retorno de “Emilio”, dado que aún se encuentra pendiente la relacionada con su eventual responsabilidad en la muerte de Guzmán.

De acuerdo a la publicación, la Dirección de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Relaciones Exteriores informó por escrito a la justicia que “la autoridad judicial mexicana no autorizó a librar la orden de detención respectiva (y consecuentemente, no accedió a iniciar el proceso de extradición respecto del mismo), por estimar que el delito invocado se encuentra prescrito”.

En tanto, con relación al delito de atentado terrorista con resultado de muerte de Guzmán, por el que Escobar fue procesado en 2017 por el ministro Mario Carroza, la misiva indicó que el juez a cargo del procedimiento se debe pronunciar al respecto, aunque advierte que su opinión no es vinculante, quedando pendiente la resolución final del secretario de Relaciones Exteriores mexicano.

Según fuentes judiciales chilenas, la negativa de extradición de Escobar Poblete por el secuestro de Edwards se debe a que de acuerdo a la legislación mexicana, este delito está prescrito. Sin embargo, en el caso del homicidio de Guzmán el delito no estaría extinto, razón por la que aún se mantiene en estudio la decisión. Ello, pese a que el juez del caso ya se habría pronunciado al respecto. De acuerdo a las mismas fuentes, esta resolución aún no ha sido informada a las autoridades chilenas.

“Emilio” fue detenido en junio de 2017 en la localidad mexicana de San Miguel de Allende, en el estado de Guanajuato, bajo la identidad falsa de Ramón Guerra Valencia, donde permaneció oculto durante 10 años, tiempo en que habría liderado una banda dedicada a cometer secuestros. Algunos de ellos habrían afectado a empresarios locales, entre quienes destaca Mónica Jurado, ex nuera del otrora presidente de México, Vicente Fox.

En aquel momento fue detenido por la policía de San Miguel de Allende por el secuestro de la ciudadana franco-estadounidense Nancy Michelle Kendall. El análisis de sus huellas dactilares permitió descubrir su verdadera identidad. Hoy permanece recluido en el Penal de Máxima Seguridad Federal de Ocampo, en Guanajuato.