Insurgentes de Gaza lanzaron docenas de cohetes hacia el sur de Israel en la madrugada del martes. Un hombre murió en un ataque a un edificio residencial y Hamas advirtió que intensificará sus ataques si Israel sigue bombardeando objetivos en la Franja.

Los ataques transfronterizos, que comenzaron tras un ataque encubierto israelí en Gaza el domingo en la noche, son los más graves desde la guerra que enfrentó a los dos bandos en 2014.

Los mediadores internacionales pidieron contención con la esperanza de evitar una nueva guerra.

Según el ejército israelí, desde el inicio de la actual ofensiva el lunes en la tarde se registraron unos 400 lanzamientos de proyectiles desde Gaza. Alrededor de 100 de ellos fueron interceptados por el sistema de defensa antiaérea israelí, conocido como Cúpula de Hierro.

HamasAP

Israel atacó más de 100 objetivos vinculados a insurgentes en Gaza, incluyendo una operación que destruyó la televisora de Hamas, el grupo insurgente islamista que gobierna Gaza. Al menos cuatro personas fallecieron, incluyendo dos milicianos, según funcionarios palestinos. En Israel, al menos 20 personas resultaron heridas, varias de ellas de gravedad.

El ejército dijo que alcanzó varios objetivos “estratégicos clave” de Hamas, incluyendo complejos militares, puestos de lanzamiento de proyectiles y parte de su vasta red de túneles subterráneos. Otro de los blancos fue un edificio de la Ciudad de Gaza que las fuerzas militares y de inteligencia de Hamas empleaban como almacén de municiones.

El brazo armado de Hamas amenazó con intensificar sus ataques y lanzar proyectiles más al norte, hacia las localidades israelíes de Ashdod y Beersheba, si continúan los ataques aéreos.

El letal ataque en Ashkelon mostró que la ciudad costera “ha entrado en el rango de disparos como respuesta al bombardeo de edificios en Gaza”, dijo el portavoz del brazo militar de Hamas, identificado solo como Abu Obeida, en un comunicado. Ashdod y Beersheba “son los próximos objetivos si el enemigo sigue bombardeando edificios civiles”, agregó el vocero.

HamasAP

Las clases se suspendieron el martes en gran parte del sur del Israel y una elección local se pospuso por la amenaza de nuevos ataques.

En los últimos meses, las dos partes han intensificado varias veces sus choques, pero retrocedieron en favor de una tregua a largo plazo mediada por Egipto.

Sin embargo, el nivel actual de tensión y la fuerte retórica, incluyendo las amenazas de Hamas, podrían complicar que se recupere la calma.

El consejo de seguridad israelí se reunió para discutir los próximos pasos mientras Naciones Unidas, por su parte, pidió calma.