En octubre, las ventas en los supermercados y comercios tradicionales, siguieron en picada. Se desplomaron 3,3% respecto del mismo mes del año pasado y acumulan, de esta manera, una caída del 1% en forma interanual.

Este es el último dato disponible sobre la evolución del consumo masivo que relevó la consultora especializada Scentia y fue expuesto -ayer- en una jornada organizada por la Asociación de Supermercados Unidos ASU), en la Rural.

En un evento más austero que el de años anteriores, los empresarios vinculados a las grandes cadenas de supermercados se reunieron y escucharon -en boca de los analistas del consumo- las estadísticas poco auspiciosas del mercado. Datos que conciernen no sólo a la evolución del negocio supermercadista durante este año, sino también, con pronósticos de una lejana recuperación, recién en el último trimestre del 2019.

Frente a esta situación, participaron de un panel que se llamó “Adaptarse a tiempos complejos”, los empresarios Alfredo Coto, Federico Braun, de La Anónima; Agustín Beccar Varela, de Walmart Argentina; Jean Cristophe Tijeras, de la cadena Libertad; y el flamante presidente de Carrefour Argentina, Rami Baitieh.

“Estamos en una situación compleja”, tituló el director de Scentia, Osvaldo del Rio, al iniciar su presentación en el panel “Niveles de Ventas en tiempos de crisis”. Y mostró en un gráfico muy elocuente: cómo cuando las curvas de la inflación y del ingreso se bifurcan, instantáneamente se ve afectado el consumo.El incremento de precios promedio, en los supermercados, medido por la consultora llega al 31,7% hasta septiembre y al 35,7% en el comercios tradicionales.

En este contexto, según Pablo Mandzij, analista de Nielsen LATAM,  “el consumo viene cayendo desde julio y ya en el último bimestre agosto/septiembre la caída es de 4,6%”, según sus datos. Y cuenta otra característica de la coyuntura:  “Lo que podemos ver es que los consumidores están cambiando a marcas más económicas y segundas marcas antes de abandonar las categorías, en todas las familias de productos las segundas marcas y de precio performan mejor que las marcas premium”, contó.

Para los autoservicios en particular, la caída de las ventas fue del 3,1% en octubre, según Gustavo Mallo, de Scanntech. Allí “se realizan compras más pequeñas y frecuentes y con productos de bajo precio”, cuenta. Esto se da porque, según el analista, “ya hay familias de productos que están en niveles del 50% de incremento de precios como aquellos de la canasta básica, alimentos congelados y productos de higiene”.

La gran pregunta que sobrevoló durante toda la jornada fue cuánto durará la contracción del consumo masivo.

Alfredo Coto, recién llegado de China, fue uno de los mas optimistas entre los supermercadistas. Dijo que “van a venir entre 4 y 6 meses duros” y que espera el repunte de las ventas hacia el segundo semestre de 2019. En cambio, Darío Brasca, vicepresidente de la cadena cordobesa Cordiez, opinó que “el año próximo va a ser muy duro”. “El plan de deficil fiscal cero que está llevando adelante el Gobierno va a repercutir fuerte en el consumo”, comentó durante el break de la jornada.

En la misma línea, Juan Manuel Primbas, de la consultora Kantar Worldpanel, dijo que “en la proyección que realizamos en conjunto con Ecolatina, no vemos crecimiento hasta el segundo semestre del 2019” y agregó que “este año estuvo muy lejos de lo esperado. Terminamos con ciudadanos frustrados, empresas que saben que deben reformular la propuesta de valor para reactivar la demanda pero no encuentran claridad en el momento”.

/psg