Anoche se celebró la edición número 19° de los Grammy Latinos, premios que cada año distinguen lo mejor de la música iberoamericana.

La ceremonia, celebrada en el MGM Grand Garden de Las Vegas (Estados Unidos), comenzó con una alfombra roja donde se mezclaron estrellas consagradas con la nueva generación de la música. Fito Páez, Laura Pausini y Jorge Drexler se cruzaron con artistas como Ozuna, Bad Bunny y Karol G: todos compitiendo por uno de los famosos gramófonos.

Y fue justamente el primer grupo el que destacó en esta cita, recibiendo los galardones más importantes de la noche.

El uruguayo Jorge Drexler se llevó el trofeo a Grabación del Año por la canción Telefonía, mismo tema con el que ganó el premio a Canción del año. En el pre show -ceremonia que premia a las categorías más específicas del Grammy Latino-, Drexler alzó el galardón a Mejor álbum cantautor por su disco Salvavidas de hielo, llevándose un total de tres premios, y convirtiéndose con eso en el artista más premiado de la noche. “Ya no sé qué decir amigos míos”, reconoció emocionado sobre el escenario. “Esto es un trabajo de equipo, y este disco se lo dedico a Ernesto ‘Neto” García. El fue quien grabó este disco”, dijo mencionando al productor mexicano que falleció en octubre pasado. Ya en su encuentro con la prensa, volvió a mostrarse sorprendido con los reconocimientos. “Venía acá a celebrar, a encontrarme con los colegas. Esta es una celebración de la diversidad”, declaró, festejando una vez más la variedad de géneros en la música latina, incluido el reggaetón. Sobre este último, sentenció: ”Si no nos gusta (un tipo de música), hagamos canciones mejores. No es culpa del género”.

Otra sorpresa durante la premiación fue Luis Miguel, quien ganó en Álbum del año gracias al disco México por siempre, con el que llegará a Chile en febrero para cuatro conciertos ya agotados en Movistar Arena. Por ese mismo trabajo, ganó en la categoría Mejor álbum de música ranchera/mariachi en la ceremonia pre show, llevándose finalmente dos estatuillas.

El denominado “Sol de México”, sin embargo, estuvo ausente de la ceremonia, generando algunas pifias en los asistentes. “Yo me encargaré de entregárselo personalmente”, dijo Thalía, presentadora del premio, para calmar al público.

Otra leyenda de la música, el argentino Fito Páez, alzó el premio a Mejor canción de rock por Tu vida mi vida. “Es una vida con la música”, declaró a la prensa después de recibir este premio en el pre show del evento. “En el camino te van dando unas palmaditas y te van diciendo que está bien. Te gratifica muchísimo”, agregó.

En otras de las más importantes categorías, Daddy Yankee alzó el premio a Mejor canción urbana por el hit Dura, mientras que J Balvin consiguió el trofeo a Mejor álbum de música urbana por el disco Vibras. Este último, sin embargo, se llevó un solo galardón de los ocho por los que competía, llegando a la ceremonia como el artista más nominado de la cita. A pesar de eso, aprovechó su discurso para entregar un mensaje: “El reggaetón ha salvado vidas, ha generado que la gente haya dejado la calle. (…) Valoren la nueva sangre, porque somos el futuro de la música. Con todo el respeto a los artistas que han sido leyendas, y lo serán por siempre, es hora de crear nuevas leyendas”.

Rosalía en tanto, la mujer con el mayor número de nominaciones en esta edición, ganó en dos de las cinco categorías que disputaba: Mejor fusión/interpretación urbana, y Mejor canción alternativa, ambas por su tema Malamente. “No sabía que esto pesaba tanto”, comentó a la prensa tras bajar del escenario, abrazando sus dos premios. Y agregó: “Yo celebro que una canción como Malamente, con tanta inspiración flamenca, haya ganado estos premios (…) No hay nada más emocionante porque se lo debo todo al flamenco”.

Previamente, en el discurso que dio en la premiación, la española fue aplaudida además por su mensaje hacia las estrellas femeninas. “Gracias a todas las mujeres que me enseñaron que se puede estar aquí”, comentó, generando los aplausos de los presentes.

Otra de las favoritas de la noche, Karol G, envió un mensaje similar cuando recibió el premio a Mejor artista nuevo. “(Este premio) lo quiero compartir con las mujeres, que este año han hecho grandes cosas en la industria”, dijo. Ya bajo el escenario continuó: “Siento que definitivamente el 2017 y 2018 fueron años definitivos para lo que estaba pasando con las mujeres. Si bien buscábamos oportunidades, ya lo estamos logrando”.

El mensaje fue transversal en otras estrellas femeninas como Laura Pausini, quien además se mostró emocionada por recibir el primer Grammy Latino de su carrera. “Estoy feliz de que las mujeres se hagan sentir. (…) Estoy contenta que las mujeres que se están presentando ofrezcan algo único. Hay chicas que están demostrando cómo se puede unir el pasado con la actualidad”, comentó la cantante italiana, premiada en la categoría Mejor álbum vocal pop tradicional por su disco Hazte sentir.

Durante la ceremonia, además, se rindió homenaje a la banda mexicana Maná, honrada con el premio especial Persona del año. Sobre el escenario, Fher Olvera (vocalista), no perdió la oportunidad de referirse al problema migratorio que se vive en EE.UU. “Seguiremos luchando por los derechos de los migrantes, que han hecho grande este país”, fue parte de su discurso.

Tras el show, el grupo confirmó un nuevo disco para 2019, y una gira que partirá en Estados Unidos y se extenderá luego por Europa y Latinoamérica.

Chilenos sin premios

En esta oportunidad, Mon Laferte y Benjamín Walker eran los representantes chilenos en la cita. Sin embargo, ambos se fueron con las manos vacías tras perder en las categorías Canción del año por Antes de ti y Mejor artista nuevo, respectivamente.

Sobre esto, Walker conversó con La Tercera. “Es una categoría extraña y ecléctica porque es la única que reúne a géneros que son diametralmente distintos”, reflexionó el intérprete, quien logró esta nominación gracias a su aplaudido disco Brotes. Y agregó: “yo me quedo con algo que me llama mucho la atención y creo que no es menor, que de 10 nominados, y a pesar de que haya ganado Karol G, que tiene una trayectoria corta pero potentísima, (…) hay un guiño a la cantautoría latinoamericana. (…) No es menor en una industria latinoamericana tan caracterizada por la música urbana, que la cantautoría tan tradicional haya marcado tendencia. Eso me genera mucho orgullo por la tradición de la que me siento parte, y creo que es una señal importante de lo que se viene ahora en la música latinoamericana”.

Por su lado, Mon Laferte reconoció que en esta tercera participación en los Grammy Latinos ha logrado disfrutar la cita y su participación en ella. “En mis primeros años estaba más nerviosa. (…) La energía en general es mucho más relajada. Los otros años no me lo pasaba tan bien”, comentó la cantante a La Tercera, quien además de la nominación, actuó sobre el escenario junto a Natalia Lafourcade y El David Aguilar, invitados por Jorge Drexler para interpretar el éxito del uruguayo, Telefonía.