Reinaldo Rueda no pasa por un buen momento al mando de la Roja y la derrota ante Costa Rica no mejora la situación. El técnico colombiano destacó varios factores del encuentro en una extensa conferencia luego de la caída 3-2 en Rancagua.

Análisis del partido. “Johnny tuvo que hacer muchos saques en largo y nuestro fuerte es salir jugando, y perdimos confianza. Ellos fueron muy fuertes por arriba y también a ras de piso. Nos faltó agresividad en determinados momentos, Costa Rica se vio muy bien y nosotros muy mal. Corríamos ese riesgo si no nos agrupábamos bien en la mitad. Costa Rica hizo un juego perfecto que nos da una lección dura. No jugamos bien, nos pusieron jugar a lo que no sabemos jugar. Ahí se perdió confianza”.

Ingreso de Opazo. “El ingreso de Opazo era para refrescar la defensa porque íbamos a estar adelantados para su contra. Por cuidar el contraataque nos comimos eso mismo en el balón largo, quizás Óscar se confió, marcó por fuera y no por dentro y quizás fue muy noble, debió hacer el foul en tres cuartos de cancha y no dejarlo entrar al área”.

Adelantar a Isla. “Isla en su club viene jugando como carrilero con mayor vocación ofensiva y tiene una gran sensibilidad en el centro y además tiene un gran feeling con Arturo y Alexis. Junior no pudo entrar en el juego y la idea era buscar una triangulación con la pelota al piso con Arturo, Mauricio y Alexis”.

Balance general. “Hasta hoy teníamos un porcentaje no ideal, pero 57% de rendimiento en 8 juegos, el tema es colectivo, sabíamos la estrategia de Costa Rica y es válido, tuvimos mayor posesión pero en defensa fuimos muy blanditos, muy pasivos”.

Fallas en el juego aéreo. “Si los jóvenes que tenemos aquí y han jugado estos amistosos, podemos tener un día impreciso contra hoy y puede pasar, hemos jugado contra otros partidos con excelente juego aéreo y no nos desequilibraron, pero tenemos una mala noche y no podemos perder la cabeza”.

Momento negativo. “Cuando no se logran los resultados uno se llena de desconfianza e inseguridad y el entorno no es el mejor, pero ahí está el temple de uno. De una gran crisis o de un momento crítico se fortalece y puede salir algo positivo”.