Pasaron 40 años para que Palestino volviera a levantar un trofeo. Desde aquel mítico equipo de 1978, comandado por Caupolicán Peña y capitaneado por Elías Figueroa, que los árabes no gritaban campeones. Hoy lo hicieron, ya que se quedaron con justicia con la Copa Chile 2018, clasificando como Chile 4 a Copa Libertadores.

Luis Jiménez fue el héroe de la jornada, anotando un golazo para la historia, que significó el 3-2 sobre Audax Italiano en el Municipal de La Cisterna. En la ida, los árabes habían sacado ventaja con el 1-0 en La Florida. En los 180 minutos fueron más que los itálicos (global 4-2).

Palestino entró con todo. El elenco de Ivo Basay se demoró apenas tres minutos de juego en abrir la cuenta. Un gran pase en profundidad de César Cortésfue conectado con clase por Matías Campos López, el excelente ‘9’ de los tricolores.

Campos López fue protagonista también del segundo gol. A los 38′, el centrodelantero fue muy inteligente, ya que al quedar la pelota pasada, lanzó un centro que fue pivoteado por Roberto Gutiérrez. El envío del ‘Pájaro’ fue conectado por César Cortés en área chica.

Cuando parecía que la tarea de Palestino ya estaba hecha, vino la sorpresa. Audax reaccionó antes del descanso y empató en apenas cuatro minutos. Primero con un zurdazo de Sergio Santos, tras una patriada de Osvaldo Bosso (42′), y luego con una aparición de Ignacio Jeraldino (45’+1).

Audax comenzó mucho mejor el segundo tiempo y la sensación era que estaba muy cerca de marcar el tercer gol que llevaba la final a los lanzamientos penales. Sin embargo, Luis Jiménez tenía guardado su mejor truco.

A los 56 minutos, el ‘Mago’ tomó la pelota en su propio campo, hizo una pared con Matías Campos López, avanzó sin freno y sacó un zapatazo al ángulo que dejó sin opción al arquero Joaquín Muñoz. Un golazo en que el volante recorrió 81.7 metros, para anotar con un disparo de 114 kilómetros por hora. Un golazo para un título.

/Escrito por Luis Reyes para As Chile