Eran pasadas las 9.10 horas del 5 de octubre de 2017 cuando lo que sería una sesión ordinaria del Concejo Municipal de Pirque se vio interrumpida con la aparición del senador Manuel José Ossandón. “¿Hola, cómo están?, vengo a ayudar a mi comuna”, habrían sido las palabras del parlamentario -según recuerdan presentes en la cita- previo a sentarse en la sala ante la mirada de los concejales y del alcalde Cristián Balmaceda.

La presencia del parlamentario RN no estaba en tabla ni agendada con anterioridad, pero por tratarse de una autoridad del Poder Legislativo nadie se atrevió a pedir explicaciones. A eso se suma que tanto Ossandón como el jefe comunal son primos e históricos residentes de la zona. La reunión continuó como estaba pactada. “En el nombre de Dios y de la patria, el señor alcalde abre la sesión del concejo municipal”, dijo el ministro de fe Eugenio Zúñiga.

La presencia de Ossandón en esa jornada si bien fue sorpresiva respondía a una situación que no era nueva para los concejales presentes. En días anteriores, la mayoría de ellos habrían sido contactados por el propio senador, quien les pidió que accedieran a la prórroga que estaba pidiendo la Sociedad Explotadora de Áridos Cavilú SpA.

“Creo que están cometiendo muchos errores, los cuales no corresponden”, dijo el excandidato presidencial, según quedó en el acta de la reunión del concejo. El documento, además, registra que Ossandón señala que “no tiene negocios sobre el río”, pero que “tengo un nivel moral por las cosas que me tocó hacer como alcalde de Pirque y Puente Alto”.

Hace nueve años, las municipalidades de Pirque y Puente Alto firmaron un convenio para otorgar en conjunto los permisos y las concesiones para que particulares puedan realizar extracciones de áridos en el río Maipo. La encargada de administrar los dineros provenientes de este negocio, repartiéndolo por partes iguales para cada municipio, es Puente Alto. Los áridos son la denominación que se le da al material granulado que se extrae de los ríos y que es utilizado, principalmente, como materia prima en construcciones de viviendas. De hecho, la mayoría de las empresas que se dedican a este rubro tienen vínculos con inmobiliarias que le compran el material.

A fines de 2015, Cavilú SpA, la firma a la cual aludió Ossandón en su visita al concejo, se adjudicó un contrato por 12.000 UF -que se firmó el 7 de enero de 2016- para extraer el material en el marco de una licitación pública. Sin embargo, no había podido iniciar faenas, pues solo en agosto de este año logró uno de los requisitos planteados en las bases de licitación: la obligación de tener antes de 18 meses debidamente aprobada la evaluación de impacto ambiental.

La falta de esa cláusula es la razón que entrega la administración de Balmaceda para que con fecha 6 de junio de 2018 el Concejo Municipal de Pirque rechazara la petición del alcalde de Puente Alto, Germán Codina, de prorrogar la concesión a Cavilú.

Hasta entonces -según afirman en la Municipalidad de Pirque- el convenio conjunto había reportado a la comuna un par de remesas sin comprobantes adecuados para registrar el ingreso de los dineros, siendo el último monto enviado en marzo de 2016 por $ 13 millones.

La ruta fue distinta en el caso de la Municipalidad de Puente Alto, donde Codina y el concejo de esa comuna accedieron a dilatar el plazo de la concesión, que, según las bases de licitación, es por 20 años.

Según se consigna en un acta del Concejo de Puente Alto de esa fecha, una pieza clave para la prórroga a Cavilú SpA fue la opinión favorable del asesor jurídico de esa comuna, Antonio Llompart Cosmelli, quien actualmente es asesor a honorarios en el Ministerio de Vivienda para “elaborar informes técnicos mensuales, a nivel conceptual, descriptivo y legal sobre la extracción de áridos”.

En 2011, Llompart tuvo que renunciar a la dirección del Serviu en el marco del denominado caso Kodama, una investigación por presunto fraude al Fisco en una negociación de un corredor del Transantiago.

La decisión promovida por el alcalde Balmaceda desató una guerra total entre él y Ossandón, quien, además, es su primo y cuyo hijo está implicado en la propiedad de Cavilú SpA, y que por estos días comenzará a librarse en tribunales.

Problemas de familia

Al despacho del fiscal nacional, Jorge Abbott, llegó el lunes 12 una denuncia penal de ocho carillas. Había sido dejada el viernes 9 por el propio alcalde de Pirque, Cristián Balmaceda.
En el documento, el jefe comunal revelaba una serie de “gestiones” y “amenazas” realizadas por Manuel José Ossandón para presionarlo en favor de la empresa Cavilú SpA y prorrogar su licitación para extraer áridos en el río Maipo. Uno de los problemas -según el documento- es que el presidente del directorio y uno de los socios de esa firma es Nicolás Ossandón Lira, de 23 años, uno de los hijos del parlamentario, por lo que se configuraría el delito de tráfico de influencias.

En la denuncia, a la que accedió Reportajes, el alcalde Balmaceda explicita al fiscal nacional que desde que decidieron no seguir adelante con la licitación de los áridos “he sido víctima de un constante acoso por parte del honorable senador don Manuel José Ossandón, argumentando que, por mera voluntad y animadversión, me he empecinado en denegar la solicitud planteada por Explotadora de Áridos Cavilú SpA; además, se ha comunicado con gran parte de los concejales de Pirque intentando que intercedan por la empresa Cavilú SpA. Las presiones sobre mi persona para acceder a la solicitud de la empresa han sido de tal entidad, llegando incluso a la imputación de ilícitos y a las amenazas de requerir investigaciones especiales en materias que son propias del municipio”.

El edil también relata en la denuncia criminal la intempestiva visita del senador RN al Concejo Municipal -a la que se alude al principio- y una frase que habría quedado en WhatsApp, además de audios que Ossandón le habría enviado: “Quiero que sepas que lo que advertí va en serio y está en tus manos arreglar”.

Es en este marco que el alcalde de Pirque pide a la fiscalía investigar estas conductas por la insistencia “sistemática” de su primo para que la empresa de su hijo -que además es sobrino del denunciante- pueda operar en el río Maipo, “aun cuando, a nuestro juicio, aquello fuera contrario a derecho, acciones que a mi parecer son de tremenda gravedad”.

En la denuncia del alcalde quedó registro del último cara a cara de Balmaceda y Ossandón. Fue el 22 de junio de 2018, cuando “nuevamente y sin cita previa se apersona a mi oficina el senador, señalando que la Municipalidad de Pirque podría recibir de la empresa Cavilú el traspaso del terreno que está ofrecido con ocasión de la licitación de explotación de áridos a la cual se hizo referencia, me precisó que los dineros pendientes desde el 2016 a la fecha iban a llegar al municipio, que él se encargaría de aquello”. El jefe comunal dijo que en ese minuto y ante tal insistencia lo interpeló consultándole si él tenía alguna relación con esa empresa: “Me respondió tajantemente que no, que esto lo hacía únicamente por ayudar a la familia de los propietarios de esta que lo necesitaban”.

La empresa Áridos Cavilú tenía, según los registros de Dicom, dos accionistas: Manuel Cabrera Losada, empresario puentealtino fallecido en agosto de 2017, e Inversiones y Servicios Ossca SpA. Esta última empresa fue constituida en septiembre de 2017, un mes antes de la sesión del Concejo a la que asistió el senador Ossandón y un mes después del accidente en que Cabrera Losada perdió la vida. Ossca, según el Conservador de Bienes Raíces, fue creada por Fabián Arturo Cabrera, hijo del fallecido dueño de Cavilú, con el 60% de las acciones, y Nicolás Ossndón Lira, con el 40%. La escritura de la sociedad establece que Cabrera pagó su participación en Ossca con 4.000 acciones de Cavilú. Y con ello, el hijo del senador se hizo accionista de la empresa de áridos.

Nicolás Ossandón Lira es el gerente general de Áridos Cavilú desde enero de 2017.

Lo más probable es que, por tratarse de un senador en ejercicio y por su investidura, sea un fiscal regional quien indague si efectivamente Ossandón pudo incurrir en el delito de tráfico de influencias, tal como denuncia Balmaceda y su equipo jurídico.

Reportajes intentó obtener una versión directa del alcalde de Pirque, quien confirmó la denuncia ante el Ministerio Público y agregó que los mismos hechos fueron llevados también ante la Contraloría. “Las pruebas y antecedentes los aportaremos a la investigación penal”, dijo uno de sus asesores.

“Una venganza”

Los Balmaceda son de las familias históricas de Pirque. El tercer alcalde desde la fundación de la comuna que nació como un apéndice de Rancagua, en 1925, fue José Manuel Balmaceda, padre del actual jefe comunal y primo de Roberto Ossandón Valdés, progenitor del senador RN.

Cristián Balmaceda y Manuel José Ossandón son primos y desde hace años han protagonizado públicos enfrentamientos. De hecho, para los pircanos no es desconocido que ambas autoridades mantienen disputas por “el dominio” de esa zona. A tal punto llega la enemistad, que este año, cuando el senador anunció que volvería a militar a RN tras su fallida carrera a La Moneda, el alcalde Balmaceda renunció a las filas de ese partido.

El origen de la disputa no está -en todo caso- del todo claro, pese a que fue evidente la falta de apoyo de Ossandón en las últimas municipales. Con todo, en el entorno del senador RN sostienen que la acción de Balmaceda busca tapar irregularidades en su gestión como alcalde.

“Esta denuncia es una venganza, porque yo no le acepté que les eche la culpa a funcionarios modestos de las cosas que ha hecho él. Ilegalmente él trata de reventar una empresa en la que trabaja un hijo mío”, señaló el senador a Reportajes.

Cercanos a Ossandón denuncian, a su vez, supuestas irregularidades en las que estaría implicado el alcalde, como haber autorizado un contrato falso a una familiar de un concejal o la supuesta pérdida de $ 470 millones de pesos por concepto de permisos de circulación. La primera está en la antesala de una suspensión condicional de procedimiento y se pactó la devolución de los honorarios y, la segunda, está vigente en la fiscalía sin formalizados.

Las esquirlas de esos casos -que afectaron, según esta versión de cercanos a Ossandón, injustamente a funcionarios de la Municipalidad de Pirque, fueron el detonante de la visita que este realizó a su primo-alcalde.

“Aquí hay una conducta errática y arbitraria por parte del alcalde de Pirque. Él, en junio de este año, de manera unilateral, sin preguntarle al concejo, le pone término al convenio de explotación y no respetó el debido proceso. Acá hay un interés de botar una concesión quién sabe con qué finalidad”, afirmó el alcalde de Puente Alto, Germán Codina.

“Pirque, en los últimos 10 años, ha recibido aproximadamente $ 640 millones de la explotación del río que creo sería bueno que Pirque aclarara en qué ha utilizado esos recursos y existen todos los respaldos necesarios. La Contraloría, incluso, ha señalado que no existen discrepancias”, señaló al explicar los beneficios que ha traído el convenio. “No tenía conocimiento de las acciones de Nicolás Ossandón en Cavilú, pero en estricto rigor, no existe incompatibilidad para que el hijo del senador ejerza actividades comerciales en el territorio donde el senador es autoridad. Nosotros lo que hemos resguardado permanentemente es el cumplimiento del contrato y hemos sido muy estrictos con la empresa, que ha cumplido con los requisitos”, remató Codina.
Los concejales de Pirque, en tanto, sostienen que los problemas de la administración conjunta de la explotación de los áridos responde a una disputa familiar. La concejala RN Natalia Pérez sostiene que esta situación obedece a “las rencillas que el alcalde Balmaceda tiene con el senador Ossandón que, como es de público conocimiento, son familiares y no tienen ninguna relevancia al momento en que evalué el proyecto”.

Pérez junto al concejal PPD David Nieto fueron quienes votaron para acceder a la prórroga solicitada por la firma. Este último aseguró que todo esto se trata de “una vendetta”. “Lo que pasa es que el alcalde Balmaceda le tiene una rivalidad incomprensible al senador Ossandón y por eso no quiso seguir adelante con este negocio”, dijo.

Consultado si alguna vez supo que uno de los accionistas de la empresa que se vería beneficiada por la concesión era hijo del senador, Nieto aclaró: “Acá eso no es relevante, lo relevante es mantener el convenio y así beneficiar a los vecinos de la comuna… Eso lo supimos hace un par de meses, pero en nada afecta mi posición”.

El integrante del concejo sostuvo que él mismo invitó muchas veces al senador a las sesiones y el alcalde no lo ponía en tabla. “Hay una animadversión y lo que quiero yo es solicitar la destitución de Balmaceda”.

/Escrito por Leslie Ayala para La Tercera