Nadie espera que esto sea un camino fácil, ni vamos a resolver problemas muy complejos y de larga data sin tener avances y retrocesos“. Con estas palabras el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, definió el escenario que se generó luego de la muerte de Camilo Catrillanca en medio de un procedimiento policial en Temucuicui, en la región de La Araucanía, este miércoles.

Declaración que el secretario de Estado realizó un día después de que se conociera el fallecimiento del comunero mapuche de 24 años. En donde, además, señaló que se iba a “poner más esfuerzo para obtener la paz y el desarrollo en La Araucanía. No puede haber más casos como estos ni como los anteriores“.

Algo que, según comentan desde el Ejecutivo, el ministro ya habría comenzado a realizar el mismo día que sucedió la tragedia. El secretario de Estado se enteró de la muerte de Catrillanca minutos antes de participar en un foro sobre La Araucanía, instancia que aprovechó para comentar lo que había ocurrido, pero sin entregar mayores detalles, ya que estaba esperando que el intendente de la región realizara el punto de prensa con la información oficial.

Sobre este punto, al ser consultado por El Líbero, el ministro Moreno relata que fue su equipo de prensa el que le informó de la noticia. “No sé si se lo contaron los equipos del Ministerio de Interior o si lo vieron en los portales, pero luego yo hablé personalmente con el ministro de Interior“, comenta el secretario de Estado.

Sobre las horas posteriores, Moreno, impulsor del Plan Araucanía, explica que trabajaron en conjunto con el ministro Andrés Chadwick y el intendente Luis Mayol. Pero, más allá de los mismos integrantes del gobierno, el titular de Desarrollo Social se preocupó de estar contactado con diferentes actores, en particular, con la gente de la zona. “Las propias comunidades, dirigentes empresariales, agricultores, personas que han sido víctimas y con las cuales uno ha estado“, dice y agrega que la muerte de Catrillanca generó que haya aumentado “la aprensión” de ciertos sectores.

La mañana de ese día, el jefe de la cartera realizó anuncios sobre el Acuerdo por el Desarrollo y la Paz en la Araucanía. En concreto, el ex Canciller comentó en la ocasión: “Vamos a presentar indicaciones para acelerar el trayecto en el Congreso de los proyectos de ley de Consejo de Pueblos y el Ministerio Indígena“, durante el seminario “Intercambio de experiencias en el desarrollo de los Pueblos Indígenas Chile – Nueva Zelanda“. Instancia que aprovechó también para comentar que durante el próximo año la zona va a “tener una inversión pública adicional muy sustantiva y eso va a seguir en los años que vienen”.

Luego de la entrevista en Radio Infinita el ministro optó por mantener un perfil comunicacional más bajo ya que, según explican desde el gobierno, la vocería recaía en el vicepresidente Chadwick y el ministro (s) de Interior, Rodrigo Ubilla, por tratarse de un caso en el que estaban involucrados funcionarios de Carabineros. No obstante, Moreno mantuvo un constante monitoreo de las diversas reacciones que generó la muerte del comunero mapuche, como las entrevistas que dieron el senador Francisco Huenchumilla y el diputado René Saffirio.

Ese mismo jueves, mantuvo conversaciones telefónica con el vicepresidente Chadwick, cada 30 minutos. Además, de sostener una comunicación constante con el Presidente Sebastián Piñera -quien se encontraba en Singapur-, el ministro (s) Ubilla y el ministerio de Justicia

Otra acción que realizó el secretario de Estado para reforzar el Plan por La Araucanía fue suspender su agenda de prensa, motivo por el cual postergó diversas entrevistas programadas con anterioridad, para poder dedicarse a monitorear las diligencias que se estaban realizando para esclarecer las circunstancias en las que falleció el comunero mapuche. Incluso Moreno decidió no asistir a la entrega de un reconocimiento que le iba a entregar una organización empresarial.

A raíz del fallecimiento de Catrillanca, el ministro se contactó con diferentes loncos y comunidades mapuches, especialmente con las de Vilcún, además de empresarios de la zona y víctimas de la violencia rural. Lo mismo hizo con el entorno de Jorge Luchsinger Mackay, hijo del matrimonio asesinado en enero de 2013, y con Aniceto Norín, quienes hicieron un llamado a la paz en la región a mediados de año. “Ellos están en la misma posición en la que han estado“, afirma el secretario de Estado y agrega que “han sido factores muy importantes para el avance que se ha logrado y seguro que también lo serán en el futuro de la región”.

Otras gestiones que realizó Moreno, fueron conversaciones con  los senadores de la región Francisco Huenchumilla y Felipe Kast, a quienes instó a no dejar de apoyar el Acuerdo por el Desarrollo y la Paz en la Araucanía. De hecho, el ministro afirma a El Líbero que ambos legisladores son una “parte muy importante en apoyar el Acuerdo Nacional y en el futuro. Aunque el trabajo, informan desde La Moneda, no ha recaído solamente en el ex Canciller, durante los últimos días ha mantenido una coordinación constante con Jorge Retamal, director de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi), y con Andrés Cortés, coordinador de la Unidad Coordinadora de Asuntos Indígenas (Ucai).

Espero que podamos reunirnos en alguna de las próximas visitas a La Araucanía, es muy importante estar con las personas que más han sufrido y la familia Catrillanca, sin duda, que independientemente de los hechos y las circunstancias, están pasando por una pena y tristeza enorme“, afirma el ministro de Desarrollo Social.