Una dura advertencia lanzó el ministro de Defensa, Mario Desbordes (RN), durante esta mañana por los últimos incidentes violentos registrados en La Araucanía, donde una niña de 9 años resultó gravemente lesionada por un grupo de encapuchados que atacó el camión de su padre. De acuerdo al secretario de Estado, no está en sus planes un derramamiento de sangre, pero las alternativas se han ido reduciendo.

En esta línea Desbordes explicó que “no quisiéramos ver derramamiento de sangre de ningún chileno”, pero que, “hay gente que está con un nivel de violencia que lo que está forzando es eso”.

“Por lo tanto, espero que sean detenidos y puestos a disposición de la justicia. Es lo que uno espera que suceda en un Estado de Derecho”, continuó el secretario de Estado.

Además del eventual derramamiento de sangre entre chilenos, Desbordes también se tomó su tiempo para explicar que la gran mayoría del pueblo mapuche no está por la violencia en la zona.

Incluso, aseveró que “el 99% del pueblo mapuche tiene demandas que son legítimas y que no pasan por disparar, incendiar, la mayoría de las comunidades no está en una actitud violenta y la salida pasa por un trabajo político”.

Eso sí, coincidió con las afirmaciones que durante estos días hizo el ministro del Interior, Víctor Pérez, quien aseguró que existe capacidad militar por parte de los grupos terroristas.

“Hay uno de los detenidos que está anunciado huelga de hambre seca en una de las cárceles de la región, está detenido y formalizado por portar un fusil de guerra calibre 5.56, un fusil que atraviesa los blindados del Ejército sin problemas, es un armamento que usan las FFAA de Perú y Ecuador, un fusil Daewoo coreano de primer nivel”, detalló el titular de la Defensa.