Las acciones globales experimentaron resultados positivos en la última sesión de la semana y volvieron a anotar resultados históricos, como ha sido la tónica en las últimas semanas en medio de constantes alzas.

La Bolsa de Santiago encadenó su segundo día al alza y el IPSA, su principal índice, ganó 1,12% hasta los 4.599,09 puntos. De esta forma, en la semana la plaza bursátil acumuló un aumento de 3,38% y llegó a su mayor nivel desde el 20 de enero pasado.

En Renta4 destacan que las alzas han sido impulsadas por “el rápido y exitoso proceso de vacunación que estamos llevando a cabo. Técnicamente el IPSA sobre los 4.500 puntos podría proyectarse a los 5.000 puntos”.

Los papeles que más subieron en la jornada fueron SQM-B (+5,11%), Copec (+2,48%), CMPC (+2,05%), Colbún (+1,48%) y Cencosud (+1,39%). Mientras que las acciones que más cayeron fueron Ripley (-2,36%), CAP (-1,85%), IAM (-1,07%), Vapores (-1,05%) y Aguas-A (-0,96%).

Las acciones agrupadas en el MSCI World mostraron un avance de 0,42%.

En tanto, en Wall Street el Promedio de Industriales Dow Jones subió 0,09%, el S&P 500 aumentó 0,47% y el Nasdaq trepó 0,50%.

“La exuberancia de los inversionistas ha disminuido un poco”, dijo Lewis Grant, gerente senior de carteras de acciones de Federated Hermes.

“La calma oculta una incertidumbre subyacente, ya que los inversionistas esperan una señal más clara sobre la eficacia de las vacunas antes de comprometerse plenamente con el comercio de reflación”, agregó el experto consultado por Bloomberg.

Por otro lado, en Europa las acciones cerraron el día con cifras positivas. El Euro Stoxx 50 ganó 0,65%, el FTSE 100 de Londres creció 0,94%, el Dax aumentó 0,06% y el CAC 40 avanzó 0,60%.

De esta forma, las acciones revirtieron pérdidas previas para cerrar al alza, lideradas por ASML y L’Oreal, aunque una caída de 0,7% del papel de Volkswagen afectó al índice principal de Alemania.

Los analistas esperan un crecimiento en las ganancias corporativas este año, impulsadas por la liquidez inducida por los estímulos, pero desconfían del próximo año, ya que las medidas pueden comenzar a desvanecerse.

Los participantes del mercado tenían la esperanza de que los legisladores aprobaran pronto un proyecto de ley de estímulo en Estados Unidos de US$1,9 billones, en medio de un estancamiento en la recuperación del mercado laboral.

/psg