Ocho actividades tuvo ayer el Presidente Sebastián Piñera en su último día de gira en Auckland, Nueva Zelandia.

Pese a que la gira ha estado marcada por las repercusiones que tuvo la muerte del comunero mapuche Camilo Catrillanca en La Araucanía, el Mandatario ha intentado poner el foco en lo económico, con un discurso que apunta a terminar con la guerra comercial entre Estados Unidos y China.

De hecho, el Jefe de Estado se reunió con el mandatario chino durante su paso por la Apec en Papúa Nueva Guinea e intercambió palabras con el vicepresidente norteamericano, Mike Pence. A ambos les transmitió la postura chilena.

“Le hemos pedido a China y Estados Unidos que busquen formas de llegar a acuerdos y resolver el problema que ha significado esta guerra de tarifas y comercial que el mundo ha conocido en los últimos meses, que no beneficia a nadie (…). Esperamos que en la cumbre del G20, que vamos a celebrar este mes en la ciudad de Buenos Aires, podamos tener avances y buenas noticias en esta materia”, dijo Piñera antes de partir hacia Nueva Zelandia.

Hoy, en tanto, el Jefe de Estado partió con un desayuno con el ministro de Comercio de Nueva Zelandia y CEO de las principales compañías de ese país. Ahí, Piñera intervino unos minutos, donde reforzó la importancia del libre comercio, entre otras materias.

Luego, se trasladó al museo militar de la ciudad para entregar una ofrenda. Posteriormente, se reunió con la gobernadora general de Nueva Zelandia, Dame Patsy Reddy. A su llegada, a las afueras de la residencia, lo esperaban un hombre y una mujer, quienes alzaron una bandera mapuche.

Al interior de la residencia, en tanto, lo aguardaba un grupo de maoríes, quienes le hicieron la tradicional danza haka.

Luego, se reunió con la primera ministra de Nueva Zelandia, Jacinta Arden, con quien tiene previsto realizar una declaración conjunta, la que hasta el cierre de esta edición no se concretaba.